CARMEN FLORENCE GAZMURI-CHERNIAK

Escritos literarios – críticos, anuncios de nuevas publicaciones, libros editados. Artista-Pintora. Telas al óleo, gouaches y dibujos

Skip to: Content | Sidebar | Footer

Puede ponerse en contacto con Carmen Gazmuri-Cherniak a través
del formulario de contacto en el sitio.

ANARQUISMO Y RELIGIOSIDAD

18 Febrero, 2024 (11:00) | Non classé

 

 

 

ANARQUISMO Y RELIGIOSIDAD

Entonces Él les dijo: Pues dad al César lo que es del César, y lo que es a Dios, a Dios.”

Mateo 22-21

Estimados Lectores:

Yo fui educada por mi padre, el pintor Hernán Gazmuri, Profesor universitario que fundó el Instituto Pedagógico Técnico en 1942, quién detuvo durante 42 años las cátedras de Historia del arte, dibujo y pintura y que fue Director del Departamento de Artes Plásticas, siendo su cargo  renovado a la unanimidad, en la Universidad Técnica del Estado, de Santiago de Chile, entre 1942 y la toma de su jubilación en 1973. Mi padre fue un artista e intelectual de primer orden, un romántico angelical, y tremendamente viril, como lo es un verdadero caballero español.

Mi padre mezclaba en si virtudes extremadamente paradójicas, pero que en él se conjugaban perfectamente, porque al hacerme razonar, me obligaba siempre a llegar a la verdad por mi misma, dirigiéndome para que no cayese en un posible error, es decir, creo en mi ser, la verdadera pedagogía.

He tenido discusiones bizantinas con gente sin preparación que habla con lugares comunes, caemos en esta diatriba insoluble que nace y que no desaparece en cualquier parte del mundo donde una se encuentre, desde mis dieciséis anos hasta ahora que estoy vieja con un pie en la tumba, la gente no deja de molestarme con la misma cantinela:

El anarquismo es contrario a toda forma de religiosidad”

Entonces, ahora que tengo 70 anos, decidí no discutir y respondo únicamente la frase de Mateo.

Se quedan perplejos.

No se puede discutir con idiotas, el tiempo, ese precioso ramito que se nos ha dado, comienza a marchitarse, y el tiempo que nos queda para cuidar las escasas flores es tan minúsculo que no debemos gastarlo en discusiones inútiles.

Ser anarquista, declararlo públicamente es recibido en la gente vulgar como una declaración publica de terrorista, de practicas ilícitas y de que una sea capaz de hacer estallar bombas en plena calle.

En cuanto a las bombas yo les respondo que basta con palabras incendiarias que no escribe nadie, ninguna necesidad de ponerse al nivel de esos locos e idiotas que rebajan el verdadero sentido de lo que es el anarquismo. Yo me reclamo del anarquismo de Don Pio Barjoja que cuando llegaba al café, ante sus amigos, les decía:

De qué se habla para disentir?”

La esencia del anarquismo, del verdadero, como forma de pensamiento intelectual, no político, es estar consciente de una sola cosa, somos seres autogestionarios que no obedecemos a nadie para conducirnos bien, el anarquista es un moralista que tiene una conciencia acendrada en la dicotomía Bien y Mal, que ama la justicia y que no se deja manipular por nadie y nadie lo obligara jalmas a seguir ciegamente ideas ni corrientes que obligan a rebano a seguir un líder.

Esta capacidad de auto dirigirse en la practica del Bien y de la Justicia es su única brújula.

Es por eso que un verdadero anarquista intelectual no puede pertenecer a ningún partido, desde que entra deja de serlo.

Los partidos políticos son formados, esencialmente por intereses creados, el pensamiento no es libre, se basa en une ideología, que la mayor parte del tiempo es traicionada, en el momento menos pensado, los dirigentes traicionan y son capaces de aliarse al peor de sus enemigos por ganar el primer puesto; es entonces cuando el rebaño se acuerda en seguirlos aunque la firma de la primera etapa haya sido violada.

Una vez aclarado el tema de lo político, queda abierta la pregunta relativa al antagonismo supuesto entre anarquismo y religiosidad.

Es entonces cuando surge la segunda pregunta que hace alusión a eso que se llama religiosidad.

Vasto sujeto de discusión filosófica.

Yo voy a simplificarlo aquí.

En el fondo, si supiesen pensar, no verían ninguna contradicción.

Da al César lo que es al César y a Dios lo que es a Dios”.

El que yo me declare anarquista intelectual, independiente y autogestionaria, no implica que yo no sea religiosa. ¿Ahora qué es ser “religioso?”

Algo bien simple, ¡no adherir a un pensamiento religioso como si fuese un partido político!

Es lo que la mayoría de la gente practica.

Ser religioso, yo lo resumo en una sola cuestión fundamental:

Creer den Dios en silencio.

Sí, ¿pero cómo?

Es tan fácil

No hacerle daño a nadie, y honorar en la práctica a nuestros muertos, creer en la eternidad, darle importancia a palabras de trascendencia como: eternidad, sagrado, espíritu.

Y como epílogo les digo esto:

Si no fuese anarquista, habiendo sufrido las tragedias abominables que me ha dado la administración francesa, no habría sido capaz de sobrevivir.

Si no fuese “religiosa” y creyente en Dios, habiéndome empobrecido por las mafias de la Educación Nacional que no me titularizaron siendo una excelente profesora de español, no habría dado una sepultura digna a mi madre asesinada aquí en París por un médico pérfido y sus tres cómplices.

Es por ella que compré y construí une digna sepultura, privándome de todo y sigo haciéndolo.

Si no fuese religiosa, no seguiría escribiendo y pintando, porque ser poeta y pintora exige creer en la devisa de André Malraux, “el museo es el único lugar del mundo que se escapa de la muerte” , es por eso que pinto tranquila, y si sigo escribiendo es porque hago mío el pensamiento de George Steiner en su ensayo “Réelles Presences”

“Creer en la real presencia de su ausencia.”

Carmen Florence Gazmuri Cherniak

Write a comment

You need to login to post comments!