Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

AUTOGESTIONARIA Y ANARQUISTA-UNA BOMBA ATÓMICA SE PREPARA

16 novembre, 2021 (08:10) | Non classé

 

   AUTOGESTIONARIA

 

 

 

UNA BOMBA ATÓMICA SE PREPARA

 

EL MAR, MI ÚNICO IDEAL

 

Estimados Lectores:

Si las Serpientes de la Caja de Jubilados se han creído que yo me quedaría llorando por la canallada que me hicieron robándome el dinero que me debían por haber cotizado durante mis años de trabajo, se equivocan, para empezar, siento desilusionarlos rotundamente, de llorona no tengo nada, Mamá me contaba que de bebé yo no lloraba que cuando tenía hambre, así es que Maman se preparaba con el biberón listo a la hora precisa, para evitar el estallido de llanto y me enchufaba en la boca el biberón, luego silencio absoluto, me ponía a dormir.

No lloré jamás por maña, me entretenía sola, no le di jamás molestias por mañosa, y de “grande” jamás lloré por amores malogrados, soy de las que no lloran nunca “por amor;” me acuerdo de que cuando chiquilla me enamoraba de idiotas que no me llevaban de apunte y que finalmente yo comprendía que ese tipo no sería para mí, yo me decía “tanto peor para él, no sabe lo que pierde”, Mamá se reía …si, yo era así de engreída. Cuando pasó el tiempo, ya de adulta, seguí igual, no se cambia porque se envejece.

En mi vida he llorado en solo dos ocasiones, en el entierro de papa, durante la misa y luego en el cementerio dejé los llantos de toda mi existencia y luego en 2013 con el asesinato de Mamá, fue allí donde lloré por todos los llantos y alaridos que un ser humano puede derramar ante el asesinato de su madre.

Esas dos tragedias absolutas, perder a mis padres ha sido un cataclismo eterno, nada ni nadie puede desde entonces aniquilarme o sacarme una sóla lágrima, ustedes se dirán que soy “insensible”. Tal vez, lo acepto, mi sensibilidad queda intacta únicamente para el Arte, para la creación artística, los humanos no me sacan una sola lágrima y menos aún las SERPIENTES. Esas no me provocan más que indignación y una fuerza peor que una bomba atómica para desligarme de sus movimientos de serpientes, ya que no son más que capaces de arrastrarse por la tierra fangosa de sus oficinas administrativas.

Mi vitalidad y amor a la vida es más fuerte que todo, las veo como serpientes y al mismo tiempo gusanos inservibles, que sigan arrastrándose al nivel de la tierra, yo por mi parte el año próximo, me instalo en un HLM frente al mar, eso nadie me lo impedirá.

Tengo una suerte única porque mi buena salud es de fierro. Acabo de controlarme, las Serpientes están perdidas, no son los años los que cuentan sino el estado de las arterias, mi scanner cerebral está perfecto y el de tórax igual, no tengo riesgo de infartos. El examen de sangre está perfecto, claro sin fumar sin beber ni una sola gota de alcohol ni tomar remedios de ninguna especie, celebraré mis próximos 68 años en perfecta salud, más con la lúcida conciencia de que me queda bien poco tiempo para mi entierro, es por eso que me preparo para vivir lo que me queda como yo lo quiero y no como me lo quieren imponer las Serpientes de la administración.

Para empezar aquí en Francia sacan la cuenta del promedio de vida de las mujeres, pero esto no corre para mí, ya que mi genética no es gala, sino rusa y española.

Además, mis antepasados fueron todos longevos; sepan que lo único que cuenta para sacar el promedio de vida aproximativo de una persona son dos factores decisivos: la genética familiar y la vida que lleva la persona.

Es claro que, si a pesar de tener una excelente genética una persona se pone a fumar, beber y a desarreglar su vida con vicios y excesos, acortará considerablemente sus años de vida, no es mi caso; llevo un tren de vida ejemplar en la austeridad, única ventaja de la miseria.

Explicación para mis lectores de lengua hispana.

Les explico en dos frases la canallada de la Serpientes de la Caja de Jubilados: me robaron el dinero que debía servirme para pagar el camión de mudanzas.

Durante toda mi vida laboral en Francia, aquí al igual que en Chile, los empleadores sustraen sumas mensuales que aparecen en las fichas de pago, para el “seguro de vejez”, aquí si el jubilado, necesita mudarse y que su jubilación no le permite pagar la mudanza, la Caja de Jubilados, le paga el camión, estas Serpientes una vez que me lo prometieron y que mi cambio debía efectuarse y que todo estaba listo, un día antes echaron marcha atrás y se negaron al envió de la carta de promesa de pago al camionero, dinero dejándome con todo listo y,  de la noche a la mañana debí anular todo. Podrán figurarse lo que significa anular una mudanza que debe efectuarse al día siguiente.

Hay que ser bien “mujer- canalla” para programar una canallada así entre las dos jefas de Servicio y sus secuaces.

Otra se mata con una terremoto de este calibre.

Luego del terremoto la reconstrucción se impone y yo sé reconstruir.

Estas bestias no saben que yo nací en un país de terremotos.

Preparé minuciosamente mi cambio radical contra esta administración francesa. Lo único importante es ignorarlos, desatarse, no pedir nada, no reclamar mis derechos aunque tenga todo el derecho de reclamar el dinero que me deben con toda justicia, no lo haré porque para ello, necesito antes que nada pedir un abogado con “ayuda jurídica” y eso por nada del mundo, conociendo estos canallas me juré no ver un sólo abogado nunca más en mi vida.

Para no caer en juicios en Francia hay que vivir en ermita, porque el más mínimo contacto con el exterior genera conflictos. El único que queda en suspenso es un editor que sigue vendiéndome si tener derecho, ojala que me lea porque no tardaré en echarle un Bulldozer, pero esta vez lo haré sin abogado, pobre de él.

Pensé hacerle un juicio a la Caja de Jubilados, pero me acordé de los abogados canallas que encontré en mi vida en Francia y esto me hizo optar por el silencio y emprender otro camino, lo peor es otra vez atarse a abogados canallas y lo son absolutamente todos; debe haber alguno que lo sea un poco menos, pero para eso hay que tener una cuenta en el banco bien provista para pagarles. Yo no quiero ver un solo abogado nunca más en mi vida

Este mes me ja servido para organizarme y sacar las cuentas, no creo que haya otra más idiota que yo misma en toda Francia, que se haga un programa de ahorro para pagar un camión de mudanzas con una jubilación de 833€ suma mensual que debe servir para pagar absolutamente todo. En esta época, casi nadie puede vivir normalmente con el Smic, ahora figúrense con 833€ mensuales.

En un año tendré la suma para pagar el camión de mudanzas y me instalaré un HLM frente al mar, eso se los aseguro, ninguna Serpiente, ninguna otra Jefe de Servicio ni “mujer-canalla” me lo impedirá.

La miseria exige organización, austeridad, y antes que nada un ideal, un objetivo; para la mayoría de la gente son los logros materiales, o cuestiones afectivas, eso para mí no cuenta para nada, porque yo ya lo tuve y lo viví plenamente gracias a mis padres.

Ahora, mi único ideal, mi único objetivo es EL MAR.

Escapar de este suburbio.

Yo sé organizarme en la cárcel de la miseria es una cárcel con ciertas ventajas, independencia total, cosa que en prisión no es posible, yo tengo la ventaja de mi libertad absoluta. No ver a nadie, ponerse a salvo de todo tipo de Serpientes y de canallas es ya un logro absoluto.

Antes de dejarlos hasta el próximo artículo, les diré que ya envié la carta certificada al EDF y que emprendí mi nueva vida con el Gaz Camping, me rejuvenece, para cocer un huevo y porotos verdes y por las noches una sopa es excelente, está todo listo en unos pocos minutos, mi decisión es un triunfo absoluto, debí hacerlo antes, me habría librado de la canallada del EDF; en fin, lo  importante es lo que se hace ahora sin mirar el pasado.

Y, además llevando un régimen alimentario de una Top modelo de tercera edad, es más que suficiente ya que yo no cocino jamás feculentos que son lo que exigen más tiempo de cocción; el Gaz Camping me basta y en octubre próximo cortaré definitivamente la electricidad, cuando expire el contrato de la Box. Una lámpara a pilas me basta, y vivir sin Internet se programa, iré a escribir a la biblioteca con mi computador portátil. El teléfono no lo uso nunca y no tengo Smartphone.

La única gente que quiero está en el cementerio, por lo tanto, no necesito teléfono.

Nadezhda Carmen Gazmuri-Cherniak

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!