Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

CELEBRACIÓN DE PAN Y VINO

25 septembre, 2020 (15:37) | Non classé

 

            CELEBRACIÓN  DE PAN Y VINO

                 I

Habría sido necesario

Imprescindible

Que previamente

Él dejase de invadir su mente

De cuestiones confusas y enredadas

Concienzudamente, por si sólo

Sin que yo interviniese para nada

En alejarlo de

Pensamientos turbios y confusos

Persistiendo vivir sin cesar

En lugares inhabitables y lejanos

            II

De sus pensamientos

Equivocados

Alejada me quedaba

A mil leguas de sus

Caminos empedrados

Minados de peligros…

No quise emprender

búsquedas inútiles

Emprendí sola otro camino

por calles distintas de las suyas

invadidas de tumultuoso

Movimiento.

Yo avancé sola

Por espacios siderales.

Él siempre instalado

Con soberbia frente al sol.

Yo, habiendo escogido

Refugiarme frente al Mar

Solitaria, en perennes días

lluviosos y nublados.

  III

Yo le dije

Que sólo el Mar

Podría acogerme

En su abrazo

Tormentoso y marino.

Mas Él persistía

En seguir obstinado

Escogiendo siempre

Lo más difícil

El imposible camino

Que no lleva a ningún destino.

 IV

Sordo y testarudo

Escogiendo lo imposible

Insensible Ciego

Que no veía

El verdadero color

Del sentimiento

Ciego y testarudo

No vio el color

De la verdad que

Escondida

Con sabiduría

Se enroscaba como un pulpo

en los rincones

Acogedores

De mi mente enloquecida

En fondos marinos.

               V

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él fuese capaz

de desviar su ruta

llena de calles tumultuosas

desbordante de inútiles

pasantes sin alma, sin rumbo decidido.

Para corriendo, acceder a la mía

sin detenerse a medio camino.

              VI

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él se impusiese

Con talento para

Obligarme à ver paneles iluminados

Señalando destinos terrenales

Diferentes de los míos, escogidos

Para ser vividos en cielos inalcanzables.

    VII

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él me obligase a ver

paneles iluminados

fulgurantes

plantados en lo alto

de estaciones de trenes

Aeropuertos

Que señalasen destinos terrenales

Que se opusiesen à los míos

Instalados desde siempre

en cielos inaccesibles.

            VIII

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él me obligase a ver

En su misma dirección

Los anuncios de partidas

Bien señaladas en lo alto

de estaciones de trenes y aeropuertos

par despegar de esta realidad

hacia países y ciudades accesibles

Habría sido necesario

que me detuviese

Con él

En estaciones de trenes

En aeropuertos…

Más los ciegos

Sordos, testarudos

No están capacitados

Para enfrentar la luz enceguecedora

De la mañana luminosa

que se impone terca e imponente

reclamando el vivirla

con la fuerza del día que comienza.

                 IX

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él se impusiese con talento

Imperioso y sorprendente.

Y, que se impusiese

Con sabiduría

Para obligarme

A ver diferentes

Posibilidades amorosas

De esas que se resisten

A pasar por laboratorios mentales

para ser analizadas de antemano.

            X

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él se impusiese

Imperioso y decidido

Con resistencia infinita

Para esquivar

El color de mis días nublados

y la sombra azulada

de mis noches aceradas

donde contra los vidrios

empañados de mi ventana

El sordo y secreto grito del Mar

Acudía sin titubeos

En su incesante llamado

Nocturno

El Mar que me conocía

Desde niña

Me nombraba sin titubeos

con mis tres nombres

y mis dos nombres de familia

Sin ninguna indecisión

Porque me conocía desde niña

Llamándome seguro

Correr hacia su abrazo

tormentoso y marino.

            XI

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él supiese como resolver el dilema

El duelo entre Él y el Mar

Habría sido necesario

Imprescindible

Que el supiese enfrentar

las olas imperiosas de mi Mar

Que conociéndome desde niña

Sabía cómo llamarme

Y delante del que yo no podía

Oponer resistencia

Porque el Mar

Me concia desde niña.

          XII

Habría sido necesario

Imprescindible

Que en el duelo amoroso

Entre Él y mi Mar

Fuese ganado

Con la superior fuerza

de la mente enamorada.

 XIII

Habría sido necesario

Imprescindible

Que la fuerza de las olas fuese inferior

A su pensamiento

Indefinido

Testarudo

Ciego y Sordo

A la verdad del sentimiento

A la verdad que con sabiduría

Sabia enroscarse como un pulpo

Para esconderse temerosa

En los recónditos espacios

De mi mente enloquecida

De fondos marinos.

               XIV

Habría sido necesario

Que uno sólo gane…

Sólo en ese caso

Sólo en ese momento

Yo me habría decidido

A poner la mesa

Extendiendo el albo mantel.

Solo en ese momento definido

Yo me habría decidido

A colocar dos vasos

A disponer delicadamente

Un jarro de vino

Como un Cáliz que anunciase

Una celebración sagrada.

Y en una eucaristía compartida

Saliese a la luz

La plegaria musitada en el silencio

De una celebración hecha

De Pan y Vino

En una mesa de madera cubierta

Del albo mantel

Celebrándose en el silencio

De la estancia secreta

Rompiendo, Él primero, el pan

Bebiendo, Él primero, el vino.

                  XV

Habría sido necesario

Imprescindible

Que Él fuese atrevido

Dotado de fuerzas desconocidas

Para sacar pasaportes

en las filas de espera

De partidas y llegadas de trenes.

En las filas de espera de aeropuertos

Donde todo es más rápido

Donde todo es seguro, sin vacilaciones

Donde la realidad se hace acto

En un instante

Fulgurante.

Donde la partida

de un avión

Cambie rotundamente

Nuestro destino en un segundo

llevándonos lejos

Partiendo acerado el espacio.

      XVI

Habría sido necesario

Imprescindible

Que el fuese decidido

Si titubeos

y sacando pasaportes

para emprender la huida

Anunciando

Partidas y llegadas

Para escoger

Esta vez juntos

En una decidida decisión

Desmesurada.

XVII

Eso, no más

Habría sido

Necesario

Imprescindible

Para que yo

Me decidiese a poner la mesa

Y cubrirla del albo mantel

que anunciaría

La Celebración

De Pan y Vino

Donde sería Él, el primero en romper el Pan

Donde sería Él, el primero en beber del Cáliz, el Vino.

 

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 Poemas de Amor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!