CARMEN FLORENCE GAZMURI-CHERNIAK

Escritos literarios – críticos, anuncios de nuevas publicaciones, libros editados. Artista-Pintora. Telas al óleo, gouaches y dibujos

Skip to: Content | Sidebar | Footer

Puede ponerse en contacto con Carmen Gazmuri-Cherniak a través
del formulario de contacto en el sitio.

CELOS Y ENVIDIAS

20 Febrero, 2023 (12:24) | Non classé

 

 

 

    CELOS Y ENVIDIAS

 

 

DIARIO 20 DE FEBRERO 2023

 

 

Estimados Lectores de lengua hispana:

Todavía estoy aquí, escribiendo en casa, de un momento a otro en cuanto se corte la conexión iré a la biblioteca de Paris, mi residencia secundaria.

Estoy en plenos trámites para irme de este suburbio, en cuanto me vaya les contaré el éxito, por el momento estoy en espera, en todo caso no será por mucho tiempo, no me quedaré sin vacaciones ni sin vivir cerca del mar justo ahora que me queda tan poco tiempo de vida, sobre todo ahora no le doy plazos a nada ni a nadie, cada cual vive con su tiempo y su hora, no con las ajenas, eso se llama LIBERTAD.

 ¿No estamos en el país de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad?

Yo me quedo solo con la libertad, las dos otras son una superchería, para empezar la igualdad es algo que aborrezco, viva la diferencia, y en cuanto a la fraternidad, todos sabemos que esa es la mentira más grandiosa que existe en este mundo, se la practica a veces por obligación, es una acción vacía, con el sonido hueco de la mentira y por eso mismo, carente de sentido.

Hace unos meses, para ensayar solamente, le escribí a un alcalde, creí que podría mudarme a esa comuna, y le envié un carta certificada con mi carpeta de artista, el señor no me respondió, yo había tomado todas las disposiciones para saber si su secretaria, una señora muy amable se encargaría de dejarle mi carta en su mesa de trabajo en cuanto llegase de que esta secretaria lo hizo, no me cabe la menor duda, lo que me sorprendió y que me dio la última lección de mi vida es que la gente vive enferma de celos y de envidia.

Que se me bloquee una candidatura para obtener una mutación de HLM por envidia, es cosa de infantilismo desbordante en tipos viejos que sobrepasan los cincuenta años. Lo que ocurre es que este señor está casado con una señora que se dice “artista-pintora”, entonces según él, su mujercita debe ser la única pintora que debe reinar en su comuna, es por eso que no contestó mi carta y le dio orden a la comisión que administra sus HLM de tirar mi carpeta a la basura.

Cuando los llamé para saber donde se encontraba mi candidatura, me dijeron que yo no era “prioritaria “ y que antes ellos tenían 15.000 candidaturas mas importantes que la mía.

Desde entonces, hace ya un mes que cambié de ruta yn fui yo la que tiré el papeleo a la basura. para mí él y su comuna no existen.

Insistí en la otra comuna, la que prefiero.

Ahí también hay preferitismos y cuñas de todo orden, yo sigo esperando. Y si no me responden no me quedará otra que seguir el curso jurídico con “un abogado” esperando que me designen uno, es decir el menos corrupto que haya en la lista de los que aceptan la ayuda jurídica gratis, son escasos y la mayoría incompetentes, tal vez esta vez tenga suerte. Hay que pensar que todo el mundo no es despreciable, asesinos y sádicos, hay que esperar que, entre la masa de despreciables, nos llegue uno que sea diferente. En todo caso es una posibilidad en la que hay que creer, para poder seguir “sobreviviendo». Aquí en Francia todo se arregla en los tribunales, porque las mafias nos obligan. Y cuando entramos en el terreno jurídico, allí nos encontramos con otras mafias. Un círculo vicioso del que algunas personas no podemos librarnos, otras viven confortablemente, el porqué no me lo pregunten, tendría tema para escribir un libro y con los dos que estoy escribiendo me basta.

La cuestión de los celos en arte es algo conocido, me parece tan estúpido como lo son los celos en materia de sentimientos.

¿Como se les puede ocurrir que en el mundo no deba existir más que un solo pintor un solo escritor un solo artista?

Cada uno de ellos, de esos que se dice “artista” quiere ser el mejor y el único en el mundo, para ello despliegan una serie de barreras envenenadas cosa de que nadie les venga a hacer “sombra”.

Es tan estúpido como si un pintor eliminase de su paleta todos los colores y quisiese pintar monocromo.

Los celos en materia afectiva es otra idiotez mayúscula.

La afección no se contrólela, es un misterio y en cuestión de amor, cuando se llega a mi edad de vieja, sabemos que todo el asunto que sirve para la creación literaria en la vida real es una estupidez. Los únicos amores eternos son los que sentimos eternamente por nuestros padres, el resto se olvida y cuando un amor es capaz de olvidarse es porque no tiene ningún valor y es normal, ¿por qué habrá de ser eterno el amor hacia un extranjero? Esto yo jamás lo he entendido. Este asunto me parece una verdadera estupidez.

Ame acuerdo de los consejos que vino a pedirme una colega, “enferma de amor” por un tipo profesional de profesión liberal, casado con hijos pequeños, casi de la misma edad que ella, bordeando los cuarenta, en ese entonces yo tenia treinta y dos años. Y yo estaba con un amigo colega de mi liceo.

Yo no sé cómo esta colega podía estar atrapada en una imbecilidad amorosa de ese calibre, bordeando los cuarenta, quería ser madre y quería lograr que ese tipo se divorciase por ella.  Él era padre de niños pequeños, ¿y ella quería que dejase toda una vida recientemente construida por “amor” por ella?

Yo me dije esta está loca de atar.

Yo le dije, si tu única ambición es que él se divorcie y tú que tu único afán es casarte y ser madre, pierdes tu tiempo. ¿El no dejara jamás por ti, una vida ya programada ¿crees ser la única? Estás loca.

Trata de cuidarte. Mejórate y búscate un soltero, ya tienes cuarenta años, te queda muy poco tiempo, ni con la ayuda médica podrás ser madre. La unicidad en amor se mantiene a costa de contratos notariales y religiosos. Nadie, absolutamente nadie puede mantener un afecto eternamente, eso es un engaño monstruoso, un engaño que para ser mantenido obligatoriamente debe ser firmado por un contrato jurídico, ante el cual todos tienen miedo de romper, primero por razones económicas, romper un contrato cuesta carísimo y hay que pagar multas elevadas, primero, la pensión de alimento , luego todos los adyuvantes.

Mas encima viene la ruptura de los contratos “religiosos” cada uno, según la religión, impone los propios. El tercer inconveniente es el “qué dirán” el contrato “social”, ente el cual viene el linchamiento social que es terrible para aquellos que viven pensando en lo que dicen de ellos. Para estos, la censura social es la muerte. Así es que, para esta pobre colega, que perdí de vista cuando me fui de la Educación Nacional, debe haber sido un lío de orden afectivo insufrible.

Ahora debe tener algo así como 78 años, si se dio cuenta a tiempo de lo que le aconsejé, hoy en día debe ser una abuelita tranquila, jubilada con una jubilación completa, no como la mía, propietaria de un departamento, gozando de excelentes vacaciones y con una buena suma de dinero en el banco. Si no siguió mis pobres pero certeros consejos, me aterra su destino. Estará seguramente jubilada con una jubilación completa, pero será seguramente una vieja sola y amargada, por haber esperado que ese tipo se divorciase por ella, ella para quién el ser madre era fundamental, habrá terminado su vida en la amargura de no haber construido su vida a su manera, una forma irreal de vida, porque cimentada en irrealidades que no existen en este mundo terrenal, en el cual el destino de hombres y mujeres simples, está trazado por las convenciones, los contratos, las firmas y el qué dirán.

Cuando ella me replico enojada, “y tú ¿qué me aconsejas, tú que estás con un tipo treinta años más viejo que tú y más encima casado?

Entonces yo le respondí: “mira, a mí,  déjame aparte, porque yo no soy de este mundo, para empezar, yo no soy celosa, segundo yo no quiero casarme, y todo lo que vivo es “transitorio”,  yo soy lo opuesto a tí,  así es que tu comparación cae al agua.”

Los anarquistas debe quedar al margen, porque cuando un anarquista se une al destino del común de los mortales deja de serlo.

El anarquista se gobierna solo, decide llevar un camino de perfección exigiéndose el máximo, es autogestionario de su existencia fundada en un bien absoluto, vive de manera estoica e intransigente. Es el mas difícil camino que un ser libre puede elegir para sí mismo.

Aquellos que confunden el anarquismo con el burdo animal grosero que se dispone a poner bombas como modo de protestación, esta en el error mas grave. El anarquista lo será en todo orden de cosas en su vida cotidiana, y en las elecciones de su existencia. Déjenlo aparte, no se metan con él, porque se encontrarán con un ser incapaz de domar.

Ya lo saben, el que se pliega a sus exigencias, deja de ser anarquista.

¿Lo contrario?

Un ser servil y domesticable.

Buen día a todos.

Carmen Gazmuri

 

In, MEMORIAS, mi vida literaturizada de Chile a Francia

 

Write a comment

You need to login to post comments!