Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

EL AMOR ENCADENADO

14 novembre, 2021 (21:56) | Non classé

 

 

 EL AMOR ENCADENADO

 

« […] Mais laissez subsister quelques espaces au sein de cette unions.

Donnez-vous l’un l’autre, mais sans faire de l’amour une chaîne.

Faites qu’il soit plutôt comme une mer en mouvement entre les rivages de vos âmes Emplissez mutuellement vos coupes, mais san boire dans la même coupe.

Donnez-vous l’un l’autre de votre pain, mais sans manger de la même niche.

 Chantez et dansez ensemble, soyez joyeux, mais laissez chacun de vous deux être seul.

De la même façon que son isolées les cordes du luth qui vibrent d’une seule et même musique.

[…] Et restez toujours ensemble, mais pas trop près l’un de l’autre ;

Car les colonnes du temple se tiennent à distance.

Et le chêne et le cyprès ne croisent pas dans l’ombre d’un de l’autre.

                                                   Khalil GIBRAN

                                                    Le Prophète

 

Estimados Lectores

Un reportaje de esta tarde en el diario televisivo fue espeluznante, ahora una empresa emergente ha creado una serie de collares para gatos y perros con el fin de que sus amos puedan controlarlos a distancia y hasta es posible llamarlos a las horas de comida.

Mostraron un gato bastante indomable que se rebelaba a las órdenes de su collar bien atado al cuello, rechazando obedecer a su ama. Ese gato me inspiró este artículo. Los varones no le llegan ni a las patas a este gato indomable que rechaza el control de su ama, era para morirse de risa ver correr al gato con su collar sin importarle un comino el sonido del brazalete llamándolo.

De inmediato se presenta la comparación con nuestro género humano; hace ya bastantes décadas que las parejas han obedecido a las órdenes de la informática y a sus derivados, lo más tragicómico es que son voluntarios de la esclavitud amorosa, rompiendo con lo más elemental y necesario para que dure esa enfermedad que se llama AMOR: la distanciación, el aire, la soledad, la ausencia de control.

El poder de la vejez, reside en la paz que otorga ese período estable e inamovible de la sabiduría pura, que no es el saber teórico sino esa mezcla híbrida de lo abstracto, ideológico con la experiencia, y se sabe que el peor veneno que mata  el AMOR es todo tipo de control y de cadenas.

Que la esclavitud sea voluntaria, obsesiva y que se ejecute esta neurosis amorosa del control gracias a objetos magnéticos es lo mas insoportable.

Empezaron con esos candados que las parejas de jóvenes “enamorados” colocaban en las rejillas de los puentes parisinos. Las mujeres tienen la costumbre; poco importa si es buena o mala de controlar a sus compañeros por medio del smartphone, las veo haciendo llamadas a repetición día y noche y SMS sin parar durante el día, para controlarlos sin dejarles un solo momento de respiro. La ansiedad permanente gira en torno al smartphone que llevan en la mano conectado en permanencia.

Si los varones se dejan controlar de esta indigna manera, rebajándose al nivel de gatitos domésticos, es su problema, lo que hago es únicamente analizar nuestra época post moderna.

Yo no sé porque las mujeres “feministas” no le ponen un brazalete en el tobillo al tipo elegido, igual a esos que utiliza la justicia para controlar a los presos que salen el día de permiso. Por el momento utilizan el smartphone, es la forma Soft de control del AMOR.

Ya sean candados, brazaletes o pulseras el objetivo es el mismo, controlar y encadenar eso que ellos creen que es el divino amor.

Ya se les ocurrirá emplear objetos conectados suplementarios al smartphone y veremos a jóvenes y no tan jóvenes enamorados con brazaletes de control porque hay que estarlo en demasía para aceptar voluntariamente el ser encarcelados por sus dulcineas, peor aún si tienen varias.

Lo más grave es que a esos ejemplares que debemos llamar “hombres”, les encanta este tipo de práctica amorosa de control, cuando encuentran una que no los controla y a la que le importa un bledo lo que hagan con sus vidas, la encuentran “anormal” y huyen despavoridos.

Debe ser porque no han leído una sóla estrofa de mi poeta Khalil Gibran.

Hasta pronto y buena semana.

Nadezhda Carmen Gazmuri-Cherniak

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!