Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

EL DUELO Y DENUNCIA DE LA DELINCUENCIA DEL HAMPA MÉDICA EN FRANCIA

13 octobre, 2020 (21:16) | Non classé

Nadezhda et sa Maman juste avant le crime, 2013, “en mauvaise santé?”

2020…

                 EL DUELO

 

Estimados lectores de lengua hispana,

En España, en los países con herencia española, respetar el duelo es algo profundo y se lleva a cabo no solo de manera estricta y hermética, más con ciertos elementos exteriores en la vestimenta lo que implica un respeto suplementario.

Eso en Francia es desconocido, por supuesto la laicidad lo impone.

¡Y, la ley del trabajo no da más que tres días de asueto!

Ignoro si esta costumbre, con la que nací y me eduqué sigue en vigor, porque yo dejé voluntariamente mi país natal, en 1980, ese país “de cuyo nombre no quiero acordarme”, donde jamás volví ni volveré, ahora no sé si las familias siguen respetando el duelo como yo lo conocí.

Las mujeres que están de duelo se vestían de negro durante un largo tiempo, algunas lo llevan al extremo tomándolo como una “manda” que dura en el tiempo. Yo lo elegí de este modo, luego de la trágica muerte que le infligieron a Mamá.

Los señores colocan un sujetador de luto en la manga del abrigo o la chaqueta.  Es un signo distintivo que impone el respeto y el cuidado con que debemos comportarnos para con el ser que está viviendo un período de sufrimiento y desgracia.

Me parece lo mínimo exigir silencio y respeto y es una manera de auto protegerse.

Siempre he pensado que el luto que llevamos por la muerte de nuestros seres queridos en algo de lo más íntimo que corresponde a la intimidad absoluta que no debe hablarse en público.

Hoy por hoy, haciendo llamado a la famosa y detestable “transparencia” no hay nadie que respete lo que debe ser secreto y quedar encerrado y compartido solo en familia.

Cuando esos médicos salvajes decidieron rehusarle los cuidados que Mamá reclamaba con urgencia, tuve que violentarme para hacerlo público, no viví el duelo en el recogimiento familiar, porque ya no tengo más familia en el mundo y los amigos que tuve en Francia, en octubre 2013 ya estaban todos bajo tierra.

Por lo que no pude vivir mi duelo en el recogimiento necesario, en la secreta discreción y les explicaré la razón.

Fue sobre todo porque habiéndose tratado de un crimen manifiesto y no de una “muerte natural”, como si la muerte pudiese llamarse “natural”, la muerte es siempre un escándalo; esto es otra cosa que no pienso tratar en éste breve escrito.

Cuando una Mamá, sufriente es asesinada con la intención de torturarla con fines sádicos, únicamente con el propósito de causar dolor hasta dar la muerte, de llevarla lentamente hacia la muerte, y sin dejar trazos de culpabilidad personal, es urgente denunciarlo.

¡La vejez de Mamá fue utilizada por ese médico asesino para convencer a la galería, pero imposible de convencer con las pruebas fehacientes que yo pude poner de manifiesto públicamente!

El hecho de que este crimen se haya producido precisamente en Francia, en París, donde les médicos son elevados al plano de suprema admiración y veneración, me obligó, por respeto al calvario sufrido por Mamá, de dejar de lado mi duelo,  mi  pudor y sobre todo el pudor de Mamá, que fue grandioso.

Porque el crimen cometido contra Mamá fue un crimen social, un crimen contra la humanidad, porque es preciso desenmascarar a los asesinos que usurpan la nobleza de la misión de la medicina y todo lo que ella conlleva en si misma de grandioso, la gracia suprema de transformar la enfermedad en una cura que vuelve a dar la fuerza de la vida.

Yo tuve médicos en mi familia,  tuve cerca de mí a lo largo de nuestra vida, médicos llenos de bondad y que fueron los salvadores a repetición de la enfermedad de mis padres, llevándolos hacia la salud, transformándose su acción en actos de resurrección.

Es por eso que el crimen tuve que hacerlo público, porque  denunciarlo públicamente era un acto de deuda hacia Mamá, tuve que violentarme y contarlo en la plaza pública porque era necesario hacer tomar conciencia a la sociedad francesa, que hay asesinos enmascarados de médicos que ocupan puestos de Jefes de Servicio y que desde esos puestos de privilegio abusan maltratando a personas sin defensa, como lo fue Mamá, casi centenaria pero en buena salud y que un fatídico 12 de octubre de 2013, fue victima de un infarto que le sirvió al Médico “Traître-Tant”, el asesino N°1,  para torturarla  y darle la muerte.

Lo que propongo es un cambio radical en la justicia y en las leyes de nuestros Códigos civil y penal y en el Código de la Seguridad Social, hay que cambiar  El reglamento del Paciente, hoy por hoy, no sirve más que como ornamento en las puertas de las piezas de los hospitales, la verdad es que el paciente o la familia, si la víctima esta inconsciente incapacitada de defenderse; no tienen ningún derecho a reclamar contra un maltrato, una tortura o lo peor, un asesinato.

Lo que yo propongo es fácil de poner en práctica, si hubiese un número verde gratuito  conectado a cada oficina del Procurador de la República, con un personal formado y especializado que escuche una denuncia de maltrato ya sea en casa, en un gabinete médico o en un hospital, y es necesario  que ese personal esté habilitado no solo para escuchar la queja del paciente o de la familia, sino que es preciso que la ley lo autorice para movilizar un comando de intervención urgente e inmediato, los maltratos a personas de edad avanzada o vulnerables se acabarían ipso facto!

Porque estos crímenes se producen en Francia debido únicamente a un cuerpo de leyes obsoletas y fallidas desde la base, y esencialmente porque la permisividad hacia los médicos es absoluta.

Si mi proposición fuese puesta en práctica, si la sociedad francesa dejase de tener miedo y supiese desarrollar el espíritu crítico que le falta, el mundo de los hospitales, la conducta perniciosa de los médicos cambiaria desde su sócalo.

Ya verían como los muros de los hospitales dejarían de ser impermeables y los abusos de poder y las torturas, maltratos y asesinatos serian conocidos desde que se levantase el telón y dejásemos desgarradas las cortinas.

Lo peor es que los médicos son defendidos en primeria instancia por un grupo colegial mafioso que actúa con el único interés de otorgarles una defensa colegial. Es un sindicato y no un grupo de jueces imparcial.

¡Hay que decir basta! A los jefes de servicio que se adjudican todos les derechos y que son respetados con una credibilidad absoluta, sus dichos son dados por creíbles bajo palabra, es un escándalo que la palabra mentirosa e hipócrita de un médico sea creíble bajo palabra y que la víctima o la familia sea aplastada por la Mafia del Desorden que defiende  esta HAMPA, que actúa como un simple parapeto colegial que impedirá sempiternamente el castigo que un crimen abominable se haya perpetrado con el beneplácito impúdico de toda la sociedad francesa, la que ignora lo que se esconde entre los muros impermeables de los hospitales que cubren la banda de delincuentes, bajo la cubierta inocente de los servicio hospitalarios franceses.

“El quinto piso de medicina”, de ese hospital donde torturaron y mataron Mamá, fue tan horrible como el Centro del quinto piso del Centro de donación de cuerpos CDC- Descartes.

El crimen  se produjo en octubre 2013 en París, una violación de médicos delincuentes salidos del HAMPA, que actuaron como una chusma sádica contra un cuerpo vivo y sufriente y no contra cadáveres, sino contra una Mamá, la mía!

Creatura sublime que merecía que su agonía fuese apaciguada con el único sedativo que podía llevarla sin dolor hacia la muerte que le fue reservada por el doctor” Traître-Tant”, el único sedativo que le fue negado: el sueño profundo.

Lo peor es que mi duelo eterno estará para siempre impregnado de esos asesinos, lo peor es tenerlo presentes como los asesinos que merecen un castigo mortal que debería ser ejecutado con la misma e intensa medida que fue su acción criminal funesta.

Aunque hayan querido hasta borrarla de la memoria, deberán saber que defenderé a Mamá hasta convencer, porque un día la ley cambie en Francia; esos asesinos deben ser exilados de la humanidad. No por medio de un juicio, eso no será jamás posible en Francia, sino por otros medios; hay otros medios que solo el Arte confiere, los procesos no sirven para restituir el honor ni dar el ejemplo a la humanidad.

El arte es eterno y dejará huellas indelebles, el exilio de la humanidad de esos asesinos quedará escrito para la eternidad.

Porque soy yo la que lo ha escrito.

Y porque, para levar a cabo esa misión, tuve que violentarme, tuve que transgredir mi duelo que es eterno, porque el calvario de Mamá me exigió abandonar el silencio y el pudor, porque ese asesinato que se produjo  en París, dejó de ser privado y secreto;  el horror de la tortura hacia una pobre creatura casi anciana, muriéndose lentamente en la peor de las torturas, me exigió violar el duelo, para hacer del asesinato de Mamá  un caso manifiesto y probado de grave falla jurídica y médico- social; esta anomalía dejó de ser privada,  porque ella incumbe a toda Francia.

Amín.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 13 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!