Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

GALAXIA

29 septembre, 2020 (06:30) | Non classé

 

                   GALAXIA

 

I

Sin Hogar

Sin el jardin

Florido

Que en la madrugada

Infantil

Se cubría de roció

Hubo un cambio

Una larga caminata

Un rudo pasaje

Extenso

Un camino difícil

Lleno de empedrados

Minado de parte a parte.

Tuve que tomar cuidados

permanentes

Y precisos.

II

Busqué ansiosa un cambio

Que me llevase lo más cerca posible

De un claro donde detenerme

Para escoger

Una nueva residencia.

Y fui a refugiarme sola

Lejos

Allá, muy lejos

En lo más alto

Del espacio infinito.

Y tomé

Sosiego

En un lugar impreciso

Que hoy se deja ver

A ciertas horas

Bien precisas.

Cuando allá abajo

En la tierra

La gente con premura

Cierra los postigos

Y hacen con la luz

Artificial

Un nuevo día.

III

Yo tomé residencia

En el Refugio

Allá arriba

Donde no existe el tiempo

Ni medida.

Donde la luz

Es azulada e infinita

Donde no hay tiempo

Ni medida.

Que apremie el cumplir

Con rigor

El fútil y engañoso

Paso vertiginoso de los días.

IV

Es un Refugio

De difícil acceso

No es fácil encontrar lugar

Por tiempo breve.

El Albergo

Exige llegar

Casi sin nada

Ligeros de equipaje

Desprovistos

De pasado

Sin calcular los días y la noches

En el calendario.

No se debe nunca

Intentar con premura

El reservar

En la agenda unas pocas horas.

No se debe nunca

Mirar inquietos

Las horas que pasan

Y se deslizan indiferentes

Y que fútilmente

Parecen pasar

Riéndose ante la mirada atenta.

Que cree poder atraparlas

Con vigilancias sostenidas y permanentes.

V

Para cambiar definitivamente

De residencia

E irse allá lejos

Y tomar para sí

Un espacio estable

Y hacerla residencia permanente

Es preciso saber

Que hay que cumplir con ciertas exigencias.

No son las mismas que usted tiene costumbre

De adoptar con tanta seguridad.

Allá en mi Albergo

Hay que tomar residencia permanente.

Hay que saber que allá en lo alto

No se exige célula de identidad

No será preciso tener al día el pasaporte

No se controlará la identidad

Ni el certificado de nacimiento.

Menos aún la nacionalidad

No existe la aduana

Ni control estricto de equipaje.

VI

Es preciso tener en sí atributos

Para reservar residencia

Hay que cambiar hábitos

Y viejas costumbres

No hay que controlar

A cada instante

Minutos

Y segundos veloces

Más veloces

Que el latido

Del corazón

Que responde

Sin quererlo a otro tiempo

El tiempo

Que se parece

A ese tiempo

Que palpita

Allá arriba, muy lejos

Donde decidí tomar residencia

Mi Hogar es de difícil acceso

Está reservado solo para aquellos

Que no cuentan preocupados

Los días ni las noches

En el calendario.

VII

El alma allá arriba

Sabe tomar residencia

Sin permiso de nadie

Se instala ligera de equipaje

Para eso se ha despojado

De viejos ropajes

De ataduras que aprietan

El alma transparente

De desliza por

Tiempos

Infinitos

Donde no hay horas

Minutos ni segundos

Porque allá arriba

No hay tiempo

Ni medida

Es un Refugio reservado

Exclusivo.

VIII

Mi Albergo

Es de difícil acceso

Mi exigente Albergo

Está solo reservado

Para aquellos

Que deciden tomar refugio

Sin pensar en horas ni minutos

Porque la luz azulada

Alumbra eternamente

A los habitantes

De ese Refugio reservado

Donde no existe el tiempo

Donde está prohibido

Llegar armados

De calendarios

Esta prohibido controlar las horas

En relojes

Y agendas

Que fútilmente

Dan la posibilidad de reservar

¿Una o dos horas?

y ya es mucho el generoso bien

fugazmente compartido

¿Una o dos horas?

Eso es solo

para la gente que vive

Allá abajo.

IX

Mi Residencia

Mi Albergo

De difícil acceso

Es un lugar allá en lo alto

Donde no se necesita equipaje

Ni cedula de identidad

Donde no se exige nacionalidad

Ni los datos precisos

De la antigua residencia

Porque allí

Se obtienen las llaves

Que abre la puerta

De manera definitiva

Y permanente.

Y solo a aquellos

Que no bajaran nunca más

A la antigua y precaria residencia

Terrenal.

Allá arriba donde la luz azulada

Alumbra eternamente

Donde no importan

Las fechas de nacimiento

Es el Refugio

Reservado

Solo para aquellos

Que no necesitan

Agendas

Ni calendarios

Para controlar el tiempo

Para aquellos que no dicen nunca

“¡Bueno, es preciso que me vaya…!

¡Como ha pasado el tiempo!”

Ese Refugio de difícil acceso

No exige firmar contratos de alquiler

Está solo reservado

Para aquellos

Que son capaces

De leer las modulaciones

Del lenguaje

Que traduce lo Invisible

Para aquellos que escuchan el canto

Celeste de Galaxias y Constelaciones.

Sin jamás desprenderse

Del instante

Mágico

Y exigente.

Sin mirar el reloj

Ni reservar

Unas cuantas horas

En la agenda.

X

Mi Refugio está reservado

Solo para aquellos

Que han decidido

Llegar con la intención

De tomar residencia eterna

No como simples pasajeros

Vestidos en turistas despreocupados

El lugar está vedado

Para aquellos

De paso apresurado

Para alojar por tiempo breve.

XI

Pero para eso

Hay que ser capaz de despojarse

De habituales vestiduras

Sera preciso

Entrar con sigilo

En esa nueva casa

En la que no se firman contratos de alquiler.

No se exige cedula de identidad

Ni pasaporte

No será preciso mostrar

El certificado de nacimiento.

Allá arriba

No hay vigías

Ni controles

No existe nadie

Que rigurosamente

Verifique

Que tu mirada corresponda

Exactamente a esa

Que está fija

En un antiguo documento

Que no da nuestra verdadera identidad.

Porque allá arriba no es preciso

Estar al día

En cuestiones

Por las que la gente allá abajo

Se desquicia.

XII

En mi Albergo

Todo es distinto

A la vida de allá abajo.

Más no creas por eso

Que será fácil tomar residencia

Sus exigencias son otras

No son la mismas

Que todo el mundo

Atrapa en un documento.

Mi Albergo, allá arriba

Está libre

Solo para aquellos

Que deciden tomar residencia eterna

Es un Albergo

Donde no se firman contratos de alquiler.

Las llaves son la entrada

En una Residencia

A la que se llega ligero de equipaje.

Están prohibidos

Los despreocupados turistas.

De superficial mirada.

Está estrictamente prohibido

Instalarse

Por tiempo breve.

No es un alojamiento provisorio

De estival pasaje.

El espacio habitable

No tiene ningún limite

Señalado con rejas

Ni con puertas armadas

De varias herméticas cerraduras.

Los muros son invisibles

Las ventanas se abren de par en par

Hacia constelaciones centellantes…

Mi refugio no es para aquellos que dicen:

“¡Oh, como ha pasado el tiempo!

¡Bueno, es hora de que me vaya!

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 Poemas de Amor

29 de septiembre de 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!