Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

¿PALABRA CONTRA PALABRA? DEDICADO A MAMÁ, A CLARA, LA VIUDA DEL PINTOR HERNÁN GAZMURI

29 décembre, 2020 (10:09) | Non classé

¿PALABRA CONTRA PALABRA ?

 

¿PROBLEMA SEMÁNTICO, JURÍDICO

                     O MERCANTIL?

 

NO SEÑORAS Y SEÑORES: ¡LA VERDAD CONTRA MENTIRAS!

 

Estimados Lectores:

Cuando les presenté a ciertos abogados mi caso penal de maltrato médico contra Mamá, cuando en octubre del 2013, médicos franceses con toda intencionalidad la dejaron sin los cuidados de urgencia que su infarto mesentérico requería, acto criminal que fue provocado con la intención de hacerla sufrir y darle la muerte, ciertos abogados me dijeron:” palabra contra palabra”

 ¿Palabra contra palabra?

¡No! ¡¡La verdad contra mentiras!!

¿Cómo calificar este tipo de abogados?

¿Sin deontología? ¿Inescrupulosos?

¿Cómo es posible que un abogado pueda atreverse a decir semejante monstruosidad ante la hija de una madre que anciana y sufriente tuvo que soportar la tortura que le infligió su médico traidor y sus colegas cómplices cuando víctima de dolores atroces la dejaron morir sin cuidados?

Como es posible que degenerados de este calibre ante un trabajo de 300 Pp. Digan semejante ignominia, teniendo en sus manos las pruebas encuentran todas la pruebas que desmienten las mentiras de los médicos?

¿Palabra contra palabra?

La justicia no trabaja con PALABRAS SINO CON PRUEBAS

En caso de ausencia de pruebas el proceso no tiene razón de ser.

¡Yo no escribí 300 páginas para expresar mi dolor por la muerte de Mamá sino para DEMOSTRAR que en el momento en que ella necesitaba más que nunca los cuidados de su médico traidor-médecin TRAÎTRE- TANT él le dio la espalda, me impidió hospitalizarla y banalizó su crisis!

Las pruebas que tengo en mi poder son suficientes para que cualquier médico u abogado serio y honesto vea la verdad y, yo encontré médicos pero en el proceso no podían ayudarme, porque  no fueron médicos de mama.

Uno de ellos me dijo: “los síntomas de su madre eran más que latentes para que la hospitalizara de inmediato, se trata de un infarto mesentérico, y no es privativo de la edad, un joven puede sufrirlo, es raro pero no imposible, porque se trata de un problema circulatorio; un estudiante de primer año de medicina lo sabe!

¿Qué edad tiene ese médico?

Me peguntó un gastroenterólogo… Él, tiene mi edad, le respondí.

Visité por lo menos unos siete abogados, uno de ellos tenía su oficina en las afueras de Paris, tuve que viajar en tren con la esperanza de que aceptara mi caso con “Ayuda Jurídica”, es decir sin que, desde la primera visita, yo pudiese abrir mi chequera, que no tengo, para pagarle sus honorarios, ¡desde ahí es que comienzan los problemas semánticos, jurídicos y mercantiles et la deontología se desvanece!

En lo que se refiere a las mujeres abogadas, es una parte de la humanidad en la que no desposito confianza, profesionalmente las evito.

Volvamos al abogadito…

¡Mi primera reacción que tuve que reprimir y que en ningún caso podría llevar a cabo más que sólo en mi imaginación, era la de darle una cachetada a dicho abogado, un portazo y salir a toda velocidad de su oficina!

¡Mas no, eso no se hace señoras y señores!

Sin poder contenerme lo único que salió de mi boca fueros frases de indignación.

¡Ay!… ¡El pobre niñito se sintió agredido por la suscrita!

Me dijo: “Vous m’agressez!”

¡Ay! ¡El pobrecito!  ¡Qué sensibilidad ante las palabras de una mujer sin ningún medio de defensa que su verdad hecha palabra, y que le lleva el caso del asesinato de su madre!

¡Me imagino lo que habría hecho delante de los abogados adversarios y del juez!

Vuelvo a mi pregunta

¿Como calificar este tipo de abogados? ¿Inescrupulosos? ¿Sin deontología?

Eso es cierto, pero secundario, debo repetir lo que me enseñó Mamá, cada vez que yo no comprendía las malas acciones de personas que me decepcionaban… Mamá me decía:

“Eso no es más que falta de inteligencia”

Falta de inteligencia. Si, yo debo agregar, falta de hombría.

En una persona es lo que más admiro, el resto me es indiferente, la inteligencia y la virilidad, son mis primeras y únicas exigencias.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Write a comment

You need to login to post comments!