Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

POR QUÉ UN JUICIO POR LA TORTURA Y ASESINATO DE LA VIUDA DEL PINTOR HERNÁN GAZMURI ES IMPOSIBLE EN FRANCIA

7 février, 2021 (17:29) | Non classé

CLARA

NADEZHDA Y SU MAMA EN 2013 JUSTO ANTES DEL CRIMEN

          POR QUÉ UN JUICIO  POR LA TORTURA

Y ASESINATO  DE MAMÁ,

LA VIUDA DEL PINTOR  HERNÁN GAZMURI

 

  ES IMPOSIBLE EN FRANCIA

 

“ Rien n’est plus facile que de dénoncer un être abject, rien n’est plus difficile que de le comprendre »

                                                     Fiodor DOSTOÏEVSKI

Estimados Lectores,

Me decidí  a escribir de manera directa, y responder a las preguntas difíciles con las que siempre me acosan y que lanzadas así “a boca de jarro”, de manera informal, me cortan la respiración, las palabras se me alborotan, respondo mal y me parce imposible responder con convicción, porque se agolpan los hechos entre el 11 de octubre y el fatídico 18 de octubre de 2013, cuando Mamá ya no pudo soportar la tortura y expiró.

A pesar de mi admiración sin límite por Dostoïevski, si pudiese conversar con él, les aseguro que le provocaría la sorpresa de su vida al relatarle la tortura y asesinato que esos salvajes infligieron a Mamá.

Porque en el asesinato de Mamá es fácil  de denunciar jurídicamente, no sólo fácil de contarlo cronológicamente, sino extremadamente claro de comprender, el problema se presenta aquí en Franca únicamente porque la mayoría vive atrapada en slogans paralizantes que vuelven imposible el  ejercicio mental.

Los prejuicios les ponen barreras ideológicas y estereotipos  que forman un bloque al ejercicio libre del pensamiento; en el caso de abusos médicos, viven atrapados en la ideología de una ética infalible y creen con estúpido candor o hipocresía asegurada, que el juramento de Hipócrates es respetado desde que el médico declara su juramento.

Lo que ocurre con los abogados es similar, a los abogados, cuando les presenté el caso de Mamá, lo peor de todo fue que se resistieron a aceptar lo inimaginable como posible.

Se mostraron  incapaces de escuchar lo imposible de aceptar, no creen simplemente que un médico sea un tipo abyecto con las mismas pulsiones y odios que un tipo cualquiera de la calle tomado al azar, ignorante y sádico.

Luego, avanzando y profundizando en el caso de Mamá sin ningún conocimiento médico, aunque sean especializados en la rúbrica de perjuicios corporales, ignoran todo de las patologías que corresponden a la geriatría, lo que les imposibilita el dialogar conmigo, la mayoría son jóvenes apenas salidos de la universidad, lo único que los motiva es instalarse, juntar juicios  bien pagados, adquirir notoriedad, y sobre todo ascender profesionalmente, lo que quiere decir  socialmente; juntar dinero para instalarse, casarse, apurarse en hacer nacer una descendencia y luego comenzar a envejecer bien asegurados; como todo el mundo en el cumplimiento  estricto y banal del ciclo normal de la vida de todo mortal. Ciclo al cual me sustraje, al que no pertenezco y que observo con anteojos de rayos X desde el exterior.

El caso penal de Mamá no les otorgará dinero ni notoriedad, y no contribuirá a asegurarles un ahorro de dinero consecuente y notorio para su próximo matrimonio.

Yo los conozco de memoria a esos jóvenes abogados. Me entrevisté con una veintena desde 2013 hasta el 2018.

Este fenómeno es una cuestión de idiosincrasia; aquí en Francia la sociedad se arrodilla ante las profesiones liberales, los médicos y abogados siendo profesionalmente libres sin ataduras al Estado, se imponen y el dinero los protege, la sociedad los endiosa y gozan de la protección y el prestigio de formar un gremio independiente donde ni el poder ejecutivo  ni el ciudadano tienen derecho  de juzgar las faltas de deontología, ni de defenderse, es lo que me pasó a mí, la primera etapa de mi denuncia en noviembre del 2013, cuando con la “ayuda jurídica” (Aide Juridictionnelle) quise denunciar a los asesinos  de Mamá ante el Juez de Instrucción, el BAJ me lo prohibió argumentando que debía primero pasar por un depósito de denuncia ante el Consejo del Desorden bajo el pretexto que los últimos días de tortura y agonía, Mamá los había sufrido en el hospital público, lo que impone la presentación de la denuncia penal ante un poder “administrativo” es decir estatal, lo peor de todo, ya que el Estado protegerá siempre a sus “funcionarios” y la mafia del Desorden existe como simple organización que actúa como “figurante” para defender colegialmente a sus “queridos colegas” aunque y precisamente porque son torturadores asesinos y en potencia. Mas tarde, porque mi lucha jurídica no cesó desde el 2013 hasta el año 2017, fecha en que una abogadita con “ayuda jurídica” me traicionó, haciéndome perder el juicio ante el “Consejo del Desorden”, con una falta profesional detestable.

 ¡¿Pero, por qué?!  se preguntarán ustedes…

Porque en vez de “redactar la memoria” ella misma, tomando como base mi enorme trabajo de 300 Pp, prefirió hacer un desordenado resumen para que lo tomase a cargo una estudiante de derecho que tenía como “ayudante “ como “aprendiz” en su gabinete jurídico; el resultado fue una redacción desordenada, repleta de faltas de sintaxis, incomprensible, que ni siquiera una alumna de secundaria hubiese escrito con ese descuido y baja calidad de redacción sintáctica; lo que destruyó toda argumentación y poder de persuasión.

La pobre abogadita, una infame profesional, porque tomó a la ligera la tortura y muerte atroz de Mamá, perdió el juicio y su pésimo trabajo de abogada, que nadie denunciará jamás, me provocó no solo la pérdida de mi juicio, y como si esto fuera poco, al final del año 2017, con una jubilación de 830€, los médicos del Consejo del Desorden me condenaron por: “ACUSACIÓN ABUSIVA” y conjuntamente me condenaron al pago de MULTAS de procedimiento judicial al ilustre Estado francés.

Fue así como de acusadora, terminé siendo la acusada por la tortura y crimen premeditado que esos médicos asesinos infligieron a mi pobre Madre, desde entonces obligada fui y estoy a pagarle al Estado MULTAS de 2000€, es decir me vi confrontada a indemnizar con 500€ a cada uno de los torturadores y asesinos de Mamá, es por lo que estoy pagando aun las multas mensualmente y hasta el año 2023, ¡¡¡A condición de que esté aun viva para entonces!!! Porque pago 30€ mensuales, veremos…es decir son ellos los que verán, si me muero antes, nadie les pagará. Los funcionarios del Estado tienen gran interés en no joder, ¡porque no tengo ninguna familia ni nadie que una vez muerta responda por mí!

Otros abogados me dijeron que todo lo que me dijo el BAJ era falso, y me dijeron que yo tenía y tengo derecho aun, y hasta diez años luego de la muerte de Mamá, derecho en vigor de depositar mi denuncia ante un Juez de Instrucción.

¿Por qué este error?

Porque en el BAJ: la oficina de la Ayuda Jurídica, la mayor parte del tiempo, en carencia total de personal, la oficina contrata ayudantes, ignorantes que instruyen las carpetas, siendo todas de ciudadanos pobrísimos como yo, y   tratan los pedidos sin ninguna seriedad.

Esta etapa yo no pude jamás atravesarla con la verdadera ayuda del abogado, los que merecerían un juicio aparte, por la escandalosa manera de recibir mi denuncia, las frases infames que me profirieron, la falta de seriedad en la redacción de una simple denuncia de dos páginas y el desprecio y flojera para trabajar con la ayuda jurídica; ignoro totalmente si la deontología la hubiesen aplicado si yo hubiese sido una cliente afortunada que antes de abrir la carpeta del sufrimiento de Mamá, yo hubiese podido abrir mi chequera y comenzar por pagarles la visita que hoy tiene el valor de 150€, con una jubilación de 830€ verán ustedes que no puedo darme el lujo de pagar los honorarios libres de un excelente abogado de esta fraterna república francesa.

Veamos lo que ocurre en Francia donde debería producirse la denuncia del delito y juzgar al doctor “Traître-Tant”y a sus tres cómplices y Colaboradores del hospital.

Los mismos hechos, la misma denuncia no sería tratada ni juzgada como aquí en Francia, por ejemplo, en Chile, ya los habrían puesto en reclusión perpetua hasta el fin de sus días.

Me permito un poco de especulación condicional.

Si aquí en Francia yo hubiese estado protegida por un hermano que no tengo, o por mi padre si estuvieses vivo, primero el medico Traître-Tant no se habría atrevido a rehusarle los cuidados a Mamá, y si el crimen hubiese sido igualmente perpetrado, me impongo el silencio, no puedo decirles lo que mi padre hubiese hecho con esos cuatro asesinos.

Esta simulación condicional es para decirles que el atentado de esos salvajes asesinos que se afanaron en torturar a mi Madre, son unos salvajes cobardes de la última calaña, arribistas los cuatro y que ocupan puestos de médicos, funcionarios podridos  de vicios abyectos.

A pesar de que en Chile sea la ley napoleónica la que está en vigor como un calco, al final es la estrategia de juicio intelectual la que difiere desde el fondo; lo que clarifica desde el comienzo y facilita el depósito de la denuncia en el Tribunal Penal y luego el tratamiento de las piezas adjuntas.

Una vez que enterré el ataúd de Mamá, en pleno duelo, sin poder dejarme un espacio de reposo, redacté un primer trabajo de orientación exclusivamente jurídico; para ser presentado ante el Tribunal Penal delante de la Cour d’Assises, yo soñaba en ese entonces con la “justicia francesa”, yo no concia la justicia que por un juicio ante el Conseil de Prud’hommes en el que había ganado inmediatamente. Yo ignoraba absolutamente todo de la ayuda jurídica y de las mafias incrustadas en la medicina y en la mal llamada “justicia”.

Mi primer trabajo de 300 páginas corresponde a la descripción cronológica de las diversas etapas del infarto mesentérico que sufrió Mamá, de manera súbita de regreso de nuestro paseo de cada tarde. Los médicos asesinos mintieron descaradamente, principal mentira fácil de desmantelar, aseguraron que Mana estaba “en fin de vida” y que no la cuidaron porque ya tan anciana y enferma: darle cuidados habría sido un “encarnizamiento terapéutico” y disculparon así, la tortura salvaje con una mentira obscena.

Quien puede imaginar que una madre anciana, en fin de vida, va a ser transportada por su única hija, en sillón rodante por París, instalarse tranquilamente ambas en un café toda una tarde, tomar su té  y volver a casa para cenar normalmente?

Este pasaje destruye las mentiras de los médicos asesinos.

El redactar este tratado jurídico me impuso un esfuerzo terrible pero no me importó; seguí los consejos de un médico que me dijo:

 Relate todo en detalle, incluya al final todos los exámenes de su Mamá y que prueban que justo antes del infarto estaba en perfecto estado de salud, y evite todo PATHOS, borre absolutamente todo elemento personal, evite dar opiniones afectivas, los hechos y las pruebas es lo único que acepta la justicia.”

Le obedecí.

Desde entonces yo ya supe que no tendría nunca más reposo ni quietud en el alma, porque esos salvajes con la tortura y muerte que le dieron a Mamá, fue a mí misma a la que conjuntamente asesinaron; esos médicos provocaron dos torturas y dos muertes premeditadas y conjuntas.

¿La intención? Aniquilarme a mí por medio de la tortura y muerte de Mamá. Las intenciones asesinas diferían entre el médico “Traître-Tant” y las de sus Colaboradores; en él Traître, fue una razón diabólica, en ellos  el castigarme porque me conocían y les irritó el que yo no aceptara la APA, que no aceptara internar a Mamá en un EHPAD y que exigiese dormir en la misma pieza cuando debía hospitalizarla; allí estaba yo siempre y de pie firme  para cuidar, vigilar a cada momento Mamá, y les irritaba  que fuese yo sola, la que durante 13 años me ocupaba de Mamá en casa, sin ninguna ayuda externa; el rechazar al Estado sus “ayudas gratuitas” es una afrenta que los funcionarios no perdonan a una hija que vive en binomio con su madre; ya saben ustedes que para Francia los hijos pertenecen al Estado, y los ancianos deben ser internados en EHPAD para que el que mande sea el Estado: todo un país totalitario.

El segundo trabajo que trabajé se titula CLARA, libro y Script para ser adaptado a una película, lo terminé en 2018, está listo.

Un gran proyecto sigue abierto.

Lo único que me interesa es que ese crimen abyecto sea conocido, que esos cuatro asesinos, cada uno con diferente grado de culpabilidad, sean desterrados  del pensamiento colectivo, que asesinos de ese calibre tengan el castigo que merece;  hay uno más importante que la decisión de una justicia francesa inexistente, es el juicio que queda inmortalizado por el ARTE, por la fuerza única del poder de la palabra. Los juicios pasan, queda archivados al igual que las Tesis de doctorado que aparte el atrapar el polvo en las bibliotecas universitarias, en que raramente son leídas, son rápidamente olvidadas.

El dinero obtenido por perjuicios que a veces tratan de pagar a la “victime par ricochet” no me interesa, las ganancias financieras me asquean, la tortura y el asesinato de Mamá no tiene precio, no obstante, el Pretium doloris deberá ser pagado con el destierro de esos cuatro asesinos, que denunciare únicamente por medio del Arte.

¿Qué creen que pensarán esos cuatro asesinos cuando me lean?

¿Creen que seguros de sí mismos, no habiendo presentado mi denuncia penal se quedarán tranquilos?

Dúdenlo.

La tumba de mi Madre es constantemente visitada para robar las flores, en 2017 tuve que presentar una denuncia delante del Procurador por delito de saqueo y destrucción de su tumba.

Los asesinos pagan cómplices constantemente para que vengan a molestarme y hacerse presentes,  gente que hace sonar el timbre, vean que es manifiesto que no duermen tranquilos.

Es algo asegurado que mis escritos, los atormentarán durante toda la vida; hasta más allá de la muerte y a toda su descendencia, porque mi palabra de verdad y de denuncia de la tortura y asesinato de Mamá, los acosará de día y de noche hasta más allá de la eternidad.

Solo Dios lo sabe, cuándo y cómo, lograré que mi trabajo artístico salga a la luz, el tiempo y la paciencia no son cosa occidental.

Ya es hora de que la caja de Pandora se abra; ¿la esperanza? …Veremos en qué quedará.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!