Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

UNA CARTA DE AMOR

27 septembre, 2020 (09:55) | Non classé

 

                  UNA CARTA DE AMOR

 

I

Cuando muy joven

Me lanzaba

Inconsciente

Testaruda

En los brazos invisibles

De un amor perdido

De antemano.

II

E inocente chiquilla

Tomaba pluma y tintero

Y con un esfuerzo

Del que enamorada

Lo único que sabía

Perfectamente

Era enlazar palabras

Y construir frases

Sin ninguna falta de ortografía

Experta desde niña en escribir

Siempre y durante años

De toda la clase

Fui yo la única

Con la mejor nota

En castellano.

III

Yo era la que sacaba la mejor nota

En ortografía

En las “pruebas” y frente al pizarrón

Donde escribía con la tiza palabras y frases

Que la profesora me dictaba

Mis frases eran entonces escritas

Sin ninguna falta de ortografía

En redacción libre

Escribía cuentos bien inventados

Y al día siguiente

Cuando había que “sacar la tarea”

Y leer cada una desde su puesto

Todas las chicas

Mis compañeras de clase

Gritaban levantando la mano

A la señorita

Profesora:

 “¡Que lea la Carmen primero!”

Era tan natural

Porque fue Mamá la que

Tomó mi mano

que minúscula

Entre la suya obedecía

En la difícil escritura

De los “palotes”

 Ejercicio

Con que todos los niños

En Santiago

Comienzan sus ejercicios para aprender

A escribir.

Cuando apenas pueden enlazar el lápiz

Con gran esfuerzo sobre el alba página de papel

No hay nada mas lindo que la infancia…

Una niña que apenas se levanta del suelo

Y que apretando los dientes empecinada se esfuerza

Por tomar entre sus deditos

El lápiz que obedece difícilmente

A trazar sin error mil veces

El mismo trazo

Hasta que “los palotes” son derechos

Altos

Definidos

Como la que será luego

Nuestra vida

Alta, definida derecha,

En el albo camino

de la ruta escarpada y difícil

que nos ha tocado enfrentar

Sin haberla nunca elegido.

IV

Porque fue Mamá

La que me enseñó a hablar

En esta que es mi lengua materna

Porque fue Mamá la que me enseñó a escribir

A caminar

Y a ser una mujer

Franca y directa

A no engañar a nadie

A comportarme con honesta fidelidad

En todos los momentos de la vida.

V

Fue Mamá la que me enseñó a leer y a escribir

Yo no fui jamás a una escuela de párvulos

Yo me quedé en casa

Entre la tibia sonrisa y el calor de Mamá

Y la mirada tierna y severa de Papá.

VI

“¡Que lea primero la Carmen!”

Decían al unísono

Mis compañeras de clase

A la señorita profesora

De castellano.

Y yo comenzaba de pie en mi puesto

A leer

Frente a la primera audiencia infantil

La que como en un teatro

Asistía a la invención

De lo que sería más tarde mi elección

De profesión que me definiría en acto y vida

La escritura

Que no dejo

Ni de noche ni de día

Porque simplemente la respuesta es que

Si no escribo

Me muero

Simplemente

Porque escribir

Es mi respirar

De noche y de día

Y jamás se deja de respirar

Es así la escritura conmigo

Somos alma y cuerpo

Es el mismo acompasado respirar

Que no se deja ni de noche ni de día.

VII

¿Pero, qué les estaba contando?

Me alejé por un instante del tema

Que no está muy lejos

Era la redacción de una carta

de esas que llaman

¡Cartas de amor!

Mi mala costumbre

Es la de definir un sentimiento

A aquel que no merece ni una coma

Ni dos puntos

Y menos aún la primera frase

Con la que se define todo lo que sigue como

Una locura incurable

Bordada por una mente enferma

Entre puntos suspensivos

Para que adivine lo que no se dice

Ni se confiesa una

Ni a sí misma

De miedo

De la luz enceguecedora del día

Que puede traicionar

El complejo describir de un sentimiento.

VIII

No le diré

Ni con el vocativo inventado

Aquel que escogido

Aquel que no dice jamás

Lo que realmente se piensa

En secreto.

Porque tengo una muy mala costumbre

Desde joven

De escribir cartas de amor

A aquel que no lo merece

Es hora de que me eduque

y de que me corrija

Y que cese

De escribir cartas de amor

A aquel que no lo merece

No, estén seguros

Que Él no merece ni un punto y coma

y ya les digo que un punto y coma

¡Es ser muy generosa!

¡Está decidido!

Nunca más cartas de amor a aquel que no merece

Ni un punto y coma

Porque el elegir el vocativo

Es lanzarse en un viaje solitario y perdido

Que no lleva a ningún aeropuerto

El viaje será turbulento

Con peligro de caer en el vacío

El aterrizaje será forzoso.

IX

Al principio fueron

Mis compañeras de clase

Para luego cambiar el público

Ya lanzada a la vida a mis dieciséis años

Sin Mamá a mi lado

que corrigiese mis palotes

Ya bien enseñada y

lanzada a la vida exterior

Decidida a ser profesora de castellano

Eran mis compañeros

Los que querían siempre

que yo participara antes que ellos

En las disertaciones

Y fue así como simplemente

Hablé y diserté en clases y anfiteatros

Simplemente

Porque fue Mamá

La que me enseñó a hablar y a escribir los palotes

Luego pude disertar frente a clases y anfiteatros

Y sacar las mejores notas como alumna universitaria

Porque fue Mamá la que me enseñó en casa

A escribir los palotes sin errores

Firmemente y decidida

Fue así como pude disertar

frente a mi clase y anfiteatros

Y más tarde

A dirigir talleres de poesía

Y a enseñar a mis alumnos

La verdad que se esconde en cada libro

En cada poema

En el secreto mensaje

Que esconde mágicamente

En eso que llaman

La literatura.

Porque inexpertos

Deben aprender a amar

Con el amor que sólo se aprende

Cuando se sabe

Lo que verdaderamente es la literatura.

Nadie dice realmente lo que es el arte literario

¡Lo ensenan “para pasar rápido el programa!”

Cuando en cada página de un libro

Esta grabado el aliento del alma de un poeta

Que ha dejado en cada frase un instante de su vida

Es por eso

Por lo que descifrar con arte

Eso que llaman literatura

¡No es para pasar rápido el programa ¡

Sino para aprender a amar la Vida

Porque eso que llaman La literatura

No es más que la vida resumida

En cada palabra en cada frase

Tal como en una carta de amor se resume

el afecto hecho palabra, frase

redacción amorosa y perfumada

del latir persistente de un corazón que emocionado

por un afecto desquiciado

se vuelca en frases enamoradas

vertidas en un albo papel

donde pluma y tintero fueron necesarios

para describir con elaborada paciencia

la elección de palabras las más bellas y justas

para describir aquello

que el alma no puede sino difícilmente

decirse a ella misma en el secreto

de un confesionario cotidiano

que con esfuerzo se confiesa a sí misma

lo que no debe decirse jamás

A la luz del día.

X

Porque el alma enamorada

Sabe desde la madrugada

Cuál es el secreto que no debe ser musitado

Más que frente al Mar.

XI

Donde como en un confesionario marino

Frente a Dios,

Se dice lo que debe quedar secreto

¡No!, ¡No se lo digas nunca!

En sus olas palpita

El lenguaje marino y nocturno

Dilo sólo frente al Mar

porque el Mar no traiciona nunca

El Mar no le dirá nunca aquello

Que no te confiesas ni a ti misma.

XII

Cuando llegué a Paris

Tuve que aprender a escribir cartas administrativas

Bien diferentes de mis cartas de amor

Y cuando me equivoqué escribiendo a quien no merecía

Poniendo tanto cuidado en mi elección de frases escogidas

Pensé que debería haberle escrito una carta administrativa

Rigurosamente idiota

Rigurosamente encuadrada en un sistema

E imaginé como sería la estructura

Cambiando forma, palabras y suprimiendo adjetivos

Sobre todo, eliminando todos los adjetivos

Para, con un escalpelo

Limpiar todo aquello que molesta

Todo aquello que la administración dice

Que es totalmente superfluo.

XIII

Y tienen toda la razón

Porque cuando el amor es insensible

Egoísta

No merece una carta llena de adjetivos

Que traducen mis sentimientos escogidos.

Veamos como comenzar

la carta amorosamente administrativa

Para comenzar

Elimino el vocativo

Pongo “Objeto”.

Seguido de dos puntos.

Los franceses aman particularmente

que todo se diga rápido y resumido

Pongan “objeto” seguido de dos puntos

Es así como obediente

No agregué nada más.

El lector sabrá de un solo vistazo

de que se trata lo que sigue.

En lugar de desplegar frases

que no terminan nunca

seguidas de algunos signos de puntuación

bien escogidos

Dejé bien lejos

Mis frases amorosas y barrocas que no terminan nunca

¡Donde a la mitad de la larga frase

ya se ha perdido el hilo de la redacción!

XIV

Porque el amor dicta una redacción confusa

Donde todo es excesivo

Porque el verdadero amor

No se pliega a un sistema de gramática

De lingüística hermética y cerrada

Porque el verdadero amor escoge lo más difícil

Lo más complejo en redacción

Que nadie entiende a la primera lectura

¡Todo está camuflado en el significado de adjetivos

En los puntos suspensivos

Que se encargan de decirle que adivine

Lo que no le digo

Y Él estará entonces obligado a imaginar

Varias posibles soluciones

Entre ellas, entre todas sus posibles soluciones

A lo que no le digo

estará la verdad de mis sentimientos

¿Se lo digo en singular o mejor al plural?

Porque si le digo “mi sentimiento”

No es lo mismo que diluirlo en “mis sentimientos”

Un sólo sentimiento

Se acentúa la grandeza y fuerza emotiva

Desplegar el sentimiento en varios matices

hace que pierda la fuerza expresiva

de la grandiosa locura

que no se contiene en la mente

Desquiciada de vivirlo

Sola

Sin diálogo

Compartido.

Mas como les digo

Puse “objeto” seguido de dos puntos

Y para reforzar la distancia

Lo seguí de:” la suscrita”

Con eso no queda lugar a dudas

Que los alambres de púas

Que mi frase instala señalando el límite

No le dejan libre el paso

A la risa que se congela

Con lo que sigue.

Porque Él,

No merece mis frases barrocas

Que no terminan nunca

Donde no se sabe dónde está el comienzo

Donde no se vislumbra

donde llega el fin

Porque el verdadero amor

No se deja encerrar en una lingüística hermética

Ni se deja atrapar en una gramática

Que grite fuerte el dictamen

Con el que señala límites entre puntos finales

O en puntos y comas que separan temas distintos

Porque el verdadero amor

No soporta puntuaciones

Porque es siempre el mismo tema

Que como una enredadera de frases amorosas

Se alza orgulloso al firmamento

Diciendo siempre lo mismo

Conjugado en diferentes tonalidades.

Lo que sigue luego de

La suscrita

Que esconde la verdadera identidad

De la escritora enamorada

No tiene en realidad ninguna importancia.

Lo único que importa es

Que dejé definitivamente

de escribir cartas de esas que llaman

¡Cartas de Amor!

Con Objeto y la suscrita

Planté los alambres de púas

Que señalan

El límite frío

Donde se congela la risa

Del que se jacta

Insulsamente

De errados pensamientos.

[…]

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

POEMAS DE AMOR

Próxima publicación

En escritura.

Paris, 27 de septiembre de 2020

9.45h.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!