Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

¿LITERATURA?

5 janvier, 2021 (06:07) | Non classé

         ¿LITERATURA ?

 

Estimados Lectores de lengua hispana,

Aunque Gide haya dicho:”On ne fait pas de la  bonne littérature avec des bons sentiments », el fenómeno que se vive en el campo del arte en general y bien específicamente en la literatura, se escapa  y no responde a este lema; lo que nos interesa  analizar  es la ola de inmundicia con intncionalidad profiláctica que desde hace más de cuarenta años inunda las casas editoras, cuestion que  no se relaciona más que con el gusto por cultivar la indecencia y la falta total de talento.

La “producción”, fíjense que digo producción y no empleo la palabra “creación”, ha hecho que nazca a profusión un tsunami de libros editados por casas editoras que antaño conocíamos como las más prestigiosas y que sólo publicaban autores serios, ya sea franceses o de lenguas extranjeras traducidos. He visto que en España quedan poquísimas, se resguardan de la polución de la ignominia,  cerrando la puerta a todo tipo de manuscritos que no sean de primer orden. Aquí en Francia…No busquen ese tipo de orden selectivo, la americanización se hizo norma, producir y ganar, es el lema francés de las casas editoras, mientras más indecente, espectacular sea el contenido mejor; más dividendos ganará el patrón y sus protegidos. No olviden que el libro es un producto que tiene el mismo valor mercantil que el objeto más vil.

Otro error será el buscar la creación suprema del espíritu como lo es la poesía, no se dé contra el vidrio, como pobre mariposa nocturna, buscando ideales exquisitos, no hay que intentar publicar poesía, nadie las lee, y es por lo que los editores dicen: ” Ah no!  no publicamos poesía, eso no se vende”.

No intentemos tampoco continuar el dilema de lo que es un verdadero escrito literario, tan bien representado entre dos maestros antagonistas en materia de teoría literaria y de selección entre lo que es “lo propio de la ficción,” representado por Dorrit Cohn, y la libertad amplia y total, que le otorga al campo de la creación del escrito literario; teoría postulada por Wlad Godzic. El análisis extremo e intransigente, sustentado por D. Cohn es necesario, para dejar aquello que no es literatura, proscrito definitivamente y que deber quedarse al margen. La producción de la inmundicia no permite en ningún modo, acercarla a este tipo de diatribas estilísticas.

Este fenómeno actual, de producción de  escritos de pacotilla,  presenta un elemento importante que merece ser analizado y que no es nunca tomado en cuenta por los críticos, la verdad no fue dicha más que por George Steiner, pero sólo analizándolo como una forma de olvido de la trascendencia, haciendo que “la real presencia de su ausencia” sea reveladora del fin de producciones “serias”, con el deseo de permanecer, de durar en el tiempo, propias de espíritus selectos; para ello Steiner centra y abarca el análisis de esta decadencia de todo tipo de producción artística, sea la música, la literatura o la pintura; participando todas estas expresiones estéticas del mismo denominador común: la uniformidad en la mediocridad sin trascendencia. La razón del nacimiento de este tipo de producción que no debe ser llamada literatura, sino escritos con fines de profilaxis psíquicas y arreglos de cuentas privadas de orden jurídico en el espacio público, es determinado por dos elementos, el primero motivado por el deseo de “ser conocidos” e inspirados en esta loca pretensión, con una libertad sin medida que se adjudican todos, de ser “escritores” consagrados, o en vía de serlo;  el segundo elemento es la codicia mercantil, vieron que en épocas pasadas, los escritores verdaderos conseguían la fama y el éxito financiero, ellos pretenden si ninguna calidad, usurpar por fuerza estos dos resultados que no merecen.

El fenómeno actual es el aumento desmedido de una avalancha de gente, que se autoproclaman escritores, sin poseer ningún atributo necesario para arrojarse un tal derecho, estos son alentados por les directores de las casas editoras y por “el público”, el que desprovisto de todo espíritu crítico y selectivo, porque desconocen desde la salida de la escuela, lo que es  la axiología; formateados por el ministerio de la educación Nacional, repleto de agentes del Estado, donde su mayor competencia es el ser  incapaces en materia de arte, pero expertos en la formación de generaciones de ignorantes.

La necesidad de “ser conocidos” es una cuestión de egocentrismo, la necesidad compulsiva de publicar a toda costa, sin autocrítica, es una cuestión de codicia financiera.

Lo que antes se reservaba para ser revelado únicamente como producción estrictamente “personal”, “oral” y secreta, y que era revelada en el gabinete impermeable y confidencial de psiquiatras y abogados, hoy se descarga en un escrito sin valor literario, editado profusamente, y desprovisto de lo que caracteriza la literatura y todo arte; este elemento imprescindible que lo separa de la confesión jurídica o psiquiátrica: “la intencionalidad estética” en el desarrollo de la transfiguración de la realidad;  estando ausente de la literatura actual,  estos dos elementos imprescindibles;  no hay literatura, no hay Arte.

Lo que en esta época  se escribe y se edita en Francia sin tapujos,  es de una mediocridad abisal, y  logra ser editada de inmediato, en un formato que continua llamándose “libro,” para  continuar enlazándose en la cadena Infernal del engaño societal mundial; todos los “lectores” siguen convencidos de que eso que tienen en sus manos es literatura, pobre gente que no sabe que,  ese material pervertido no es más que un borbotón de frases, lastimosamente encerradas en cada página de ese simulacro del prodigioso objeto que, prostituido desde su raíz, no merece ser llamado libro.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!