Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

REFLEXIONES DE DOMINGO

25 octobre, 2020 (07:28) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

   REFLEXIONES DE DOMINGO

 

Estimados Lectores de lengua hispana,

No se necesita ser científico de alta esfera para darse cuenta de que la “saturación” que sufren los hospitales de la que se quejan los políticos debido a esta segunda ola de Covid, no es más que el producto de la inercia absoluta del gobierno en materia de política de salud pública, sepan que no lucho más, no es ni una reivindican política ni lucha personal de critica social, llega siempre un momento en nuestra vida personal, que indica, que no se debe seguir luchando cuando la sociedad entera marcha a otro paso que el nuestro.

Nada que ver tampoco con “la edad”, aunque vieja soy, porque a mis 66 años, contrariamente a algunas locas de mi edad que se creen jóvenes y hacen el ridículo nacional, yo sé perfectamente el poco tiempo que me queda, y es esta la razón existencial profunda que me guía para dejar de lado todo tipo de lucha social y ocuparme desde ahora exclusivamente de mí misma.

La cuestión de la “edad”, sépanlo, no es el recuento de las posibles arrugas en la piel o de la estadística permanente del cabello blanco que aumenta inexorablemente, todo eso es superficial, puede mitigarse y tiene bien poca importancia, lo que cuenta es lo interno.

Si nuestra salud mental sigue intacta, si nuestra energía vital sigue incólume, y es lo principal en un artista, está la capacidad sensible fundamental y necesaria para la creación, que no es más que la capacidad de maravillarse cada día con la vida; teniendo estas facultades intactas, tan fuertes como las de mis dieciséis años, puedo estar tranquila, tengo mi juventud asegurada y bien amansada; aunque mi fecha de nacimiento me exige estar de guardia y no olvidar los pocos días que me quedan por delante y el terrible pasado irreversible que ya es verbo conjugado.

Una didascalia bien necesaria.

 

Lo que no me impide el escribir sobre esto y aquello que me parece necesario sacar a la vista de todos, solo que ahora lo que escribo no tiene la esperanza de provocar el más mínimo cambio social.

Lo que observo respecto a esta segunda ola de pandemia es que todo sería facilitado si los dirigentes hubiesen tomado en serio la carencia de camas en los hospitales y la falta de personal médico especializado, sí ya sabemos que se necesitan años de formación, ¡pero esta crisis dura desde hace casi cuarenta años! desde que llegué a Francia en 1980, la “crisis” del hospital no deja de agravarse, no son capaces de acoger como se debe sin crisis de Covid, ahora con una ola de pandemia , es normal que estén saturados e  incapaces de tomar a cargo los enfermos.

 ¡¡¡La culpa no es del Covid ni de la gente sino de los políticos!!!

¡Cuando un ministro ensayó de cambiar de cuajo estas deficiencias y errores lo echaron a la calle en 48 horas! ¡Lo mejor sería que se callen!

Hace años que prometen y no cumplen con los cambios prometidos.

Si hubiesen tomado a su cargo la falta de camas y de personal, los dos únicos motivos que acrecientan la verdadera crisis de esta pandemia, no estaríamos sometidos a esta catástrofe sanitaria en la cual cada ciudadano está en peligro de muerte.

Si hubiese suficiente lugar para acoger los enfermos, si hubiese suficiente personal especializado en los servicios de reanimación, esta pandemia podría ser asumida en condiciones sanitarias por lo menos decentes aceptables, pero no, la superficialidad abisal de los ministros ha provocado esta crisis intolerable, y siguen poniendo parches, y adaptándose con tanteos superficiales e irresponsables cuando lo único que deberían hacer es cambiar el rumbo de su desastrosa política sanitaria.

No es cambiando los horarios del toque de queda, no es declarando un nuevo confinamiento como se arreglará en problema, sino preparando espacio para acoger como se debe a los enfermos, y preocupándose de proveer de personal experto los servicio hospitalarios.

Ya es tarde para arreglar el problema, no veo más que irresponsables ensayando de poner parches sin desinfectar el absceso, ensayan de remediar si desinfectar.

Y este virus no será el único, acuérdense, otros nuevos virus vendrán, y los gobiernos de derecha y de izquierda continuarán en el primer plano des las cámaras de televisión, tomando la palabra para dar el balance de los enfermos que entran en reanimación y de los otros que parten al cementerio, en vez de ocuparse seriamente de arreglar definitivamente el único problema que arreglaría toda llegada intempestiva de virus.

Para mi el confinamiento no significa nada porque vivo en ermita desde octubre 2013, fecha fatídica del crimen contra Mamá, la última vez que entré en un café fue el 12 de octubre de 2013, cuando la llevé en sillón rodante a un café de la plaza de la República donde todas las tardes íbamos a tomar el té.

De regreso a casa a eso de las seis de la tarde, después de cenar tuvo el infarto.

El ultimo paseo juntas, mi última entrada en un café parisino.

La defensa de los asesinos fue: ¡que Mamá “estaba tan enferma que tenía que morir!”

¡Estaba en fin de vida!

¡Por supuesto que estamos todos en fin de vida pasados los 60 años!

Mi abuelita rusa murió a los 106 años, y era una pequeñita mujer menuda y, para colmo, cardíaca, había tenido 3 infartos; ahora no me vengan con historias que nada tienen que ver con la genética personal, Mama venia de una familia de longevos. Tenía una salud de fierro como lo decía ella misma.

¡Asesinos cínicos, imbéciles y cretinos!

¿Si unas horas antes del infarto estábamos en un café, es ese un estado de “fin de vida?” ¿Qué hija puede osar sacar a su madre de paseo y sentarse horas en un café si la mamá está en fin de vida?

¡Habría provocado un escándalo en la calle y en el café!

Fue mi única defensa para desenmascarar los asesinos.

¡Mamá estaba en perfecto estado de salud, de lo contrario no habríamos estado dos horas sentadas en un café!

El no entrar nunca más en un café no es para mí un sacrificio. Bien por el contrario.

Si ningún roce social, por lo menos tengo mi vida asegurada sin Covid.

Mi encierro en esta celda tendrá lo espero, una sola liberación hacia el exterior, el día que me ofrezcan una casita cerca del mar, en “Terre d’Opale”.

Hacia allí van todas mis plegarias, vivir… y morir, lo más tarde posible, pero frente al mar, mi único objetivo y razón de ser.

Buen domingo a todos… ¡Y, cuídense!

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 25 de octubre de 2020

 

 

 

CUANDO NADA VA… LEO A PETER HANDKE

24 octobre, 2020 (16:17) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

         CUANDO NADA VA…LEO A PETER HANDKE

“ […] Non, je n’aimerais pas être heureuse, tout tau plus apaisée.

J’ai peur du bonheur. Je crois que je ne tiendrais pas  là dans la tête.

Je deviendrais folle pour toujours ou je mourrais. Ou je tuerais quelqu’un. »

                                                                         Peter Handke

                                                                     La femme gauchère

 

Que sea la fatiga, el asco que se incrusta el alma de tanto escuchar a la gente imbécil, o bien una semana cargada de problemas administrativos que no hacen más que aumentar la angustia provocada por el acoso insistente de los problemas que salen de la miseria, se produce espontáneamente un llamado de alerta, lo sentimos como una imperiosa necesidad de fortificarnos, es preciso cargar las baterías del cerebro.

Nada mejor que cerrar los postigos para no ver el muro de enfrente, y comenzar mi relectura de un libro de Peter Handke. Hace tiempo que no lo releía. De mis cartones donde ya está todo embalado, esperando que surja un llamado milagroso de alguien que me ofrezca una habitación en el Norte, dejé dos libros de Handke sobre mi mesa; cada uno de mis libros es una presencia. Estoy en pleno sufrimiento con mi biblioteca en cartones, es como dejar enterrados mis únicos amigos, cada uno de mis libros tiene su lugar preciso y de privilegio en mi estante y, son sus voces silenciosas las que desde años viven conmigo; ahogados están todos desde hace meses. El día que me vaya de París, y que entre en mi nueva casa y digo casa no departamento, será el día de mi liberación, que me permitirá darles a mis libros el lugar que les corresponde, salidos por fin del encierro para que vuelvan a vivir libres en el escaparate de mi biblioteca.

La femme gauchère es el que prefiero. Hace años que no lo releía.

En su universo me siento en mi casa. La angustia se esfuma, ya está, entré en el libro, las palabras me invaden, vivo en sus frases, la magia de su arte literario me salva.

Y, de sus páginas escucho una música, sí una sonata trágica y angustiosa que misteriosamente en vez de aumentar mi estado de tristeza, la apacigua…Handke es un Schubert hecho literatura.

 

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 24 de octubre de 2020

 

 

PENSAMIENTOS PARISINOS: UNA CUESTIÓN DE METROS CUADRADOS

24 octobre, 2020 (09:52) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

1980:“Je veux étonner Paris avec mes pommes!” !    2020  : QUELLE IDIOTE!!!

   PENSAMIENTOS PARISINOS

UNA CUESTIÓN DE METROS CUADRADOS

De las Invariantes Plásticas de Lhote a los 15 m2

 

Queridos Lectores de lengua hispana:

Rodeada de cartones que esperan mi huida de París, ordenados en una pila que comienza à inclinarse de tanto esperar, amenazando caer en todo momento,  sin que yo  tenga la menor intención de sacar mi biblioteca del embalaje, donde ella espera encerrada desde hace meses; porque ella espera ansiosa de huir como su dueña, que desesperada no piensa más que escapar hacia una tierra marina, amplia, libre y lejana de París, para dejar para siempre  esta celda que no es más que un Box guardamuebles, es aquí donde  vivo desde 2014;  porque la administración, con su criterio “razonable” y republicano, luego de la muerte de Mamá, juzgó que lo mejor en cuestión de elección de alquiler HLM para mí,  era el tirarme como un desperdicio humano a vegetar entre cuatro muros que encierran 15m2 para “vivir”, es decir que tuve que arreglármela para entrar todo lo que guardaba en un alojamiento de tres piezas, de 70m2 en 15m2.

Cuando llegué con todos mis cartones y cuadros, me vi aprisionada en una celda, no sabía por dónde comenzar a desembalar; el transportista de la mudanza me dijo al terminar de entrar en la pieza mis cartones: “Uff, bon courage!”

Es en este ese espacio exiguo que debí entrar mis cuadros, mis bártulos de pintura, el caballete, mi biblioteca, la cama, la mesa y todo lo que una mujer necesita para construir su lugar de “habitación”, porque supongo que un lugar destinado a vivir, indica que es el último lugar de residencia para siempre, cuando se ha pasado la juventud y que se es una profesora jubilada con recursos económicos al nivel del sótano.

Y aquí no hay bodega donde empilar las cosas que no deben quedar a la vista, en 15m2 hay que vivir mirando la aspiradora, el Caddy, y todo lo que habitualmente se guarda lejos de la vista.

Enfrente, hay un edificio de una administración, un edificio bajo y con tres ventanas. Da justo frente a las dos ventanas de mi única pieza. Una de mis ventanas esta clausurada porque contra ella tuve que poner todos mis cuadros envueltos en papel plástico.

¡Desde que se abre la puerta hay que entrar de lado, los dos metros de corredor de la entrada nos impiden entrar de frente, donde un solo metro separa la puerta de la sala de baño de la minúscula kitchenette, una higiene ejemplar!

Y, donde contraria a la ley, se les ocurrió poner la placa eléctrica justo al lado del lavaplatos, he tenido ya tres cortocircuitos, porque si por descuido se rebalsa una cacerola el agua toca de inmediato el interruptor de la placa. Imposible de dejar un plato sobre los cuatro centímetros que separan la placa eléctrica del lavaplatos, hay que lavar y secar de inmediato. Sobre el lavaplatos pusieron un inmenso calentador eléctrico del agua caliente. Consume día y noche los kilowatts. Excelente economía para une miserable jubilada. No hay que inquietarse, el único que gana es el PDG de la empresa de la electricidad francesa.

Los muros son frágiles, imposible instalar muebles murales de cocina.

¡Este arquitecto no conoció ni de nombre Le Corbusier!

¡Esta pieza HLM sería una muestra para un salón público de la peor construcción que jamás se ha visto para destinarla a inquilinos de bajos recursos económicos!

El piso es de cemento puro. Para economizar no pusieron losas de aislamiento del frío en el suelo, entonces para esconder su falta, plantaron una fina capa de vinyl, el plástico más fino y barato que encontraron.

En invierno los muros de puro cemento transpiran, porque no prendo los calentadores eléctricos, que me obligarían a pagar la factura de la electricidad por los meses de invierno, por un costo de dos meses enteros de jubilación. Muchas gracias, prefiero el frio.

Cuando llegué, los vecinos me dijeron que este edificio era en su origen un edificio destinado únicamente a arrendar a los hombres de la policía y a los nuevos jóvenes que comenzaban a trabajar en una caserna, ideal para jóvenes que se levantan al alba y llegan rendidos por la noche, los que trabajan fuera todo el día y llegan a lavarse, comer y dormir; ahora si para usted la vida no se reduce más que a estas tres actividades, me parece que no es el lugar ideal para vivir si usted no es miembro de la policía y si no hace el servicio militar.

Es por eso, que poco les importa que no haya bodega donde guardar lo que no se usa, que no haya ningún elemento de confort, hombres solos que trabajan en un regimiento no necesitan nada más que un lugar exiguo donde poner una cama una mesa y basta.

¡qué diablos, no me hable de bibliotecas y cuadros!

En fin, hace siete años que hago mi servicio militar encerrada en esta celda. No, no hay locutorio donde recibir.

Este edificio de cinco pisos no estaba destinado a ser un HLM, lo volvieron HLM de manera forzada, porque el PDG lo compró al Estado, sin importarle que no podía adaptarse al uso de aquilinos pobres.

Cuando abro los postigos por la mañana lo único que veo frente a mí es un muro de cemento del edificio de enfrente.

Vivo en un pasaje de cemento con sentido único de tránsito, es lógico, se trata de una vereda tan exigua como mi pieza.

Ah, otra obligación de caserna: está prohibido colocar maceteros con flores en la baranda de la ventana, bajo pena de que nos impongan una multa, porque según los administradores del edificio, eso podría poner en peligro la vida de los pasantes si debido al viento los maceteros pudiesen caer.

Escribí al alcalde reclamando contra una ley nacional que dice todo lo contrario, no solo está permitido florear las barandas, sino que es alabado que los inquilinos se preocupen de ornar con cuidado, poniendo flores en las barandas de sus ventanas.

Por supuesto que el alcalde no me contestó Aquí en París la idiotez colegial se defiende en bloque. Mi argumento es el siguiente: ¿por qué todos los edificios vecinos admiten que los inquilinos pongan maceteros en los bordes de sus ventanas?

La ley impone únicamente que cada inquilino se preocupe de colocarlos con un seguro eso hoy por hoy, no ofrece ninguna dificultad. Nada, la ley de la caserna me obliga hasta de privarme de mirar un macetero con flores, vivo en una perfecta prisión.

Creyendo promesas de la administración, pasé el verano encerrada, como hace cuarenta años sí, porque no tomo vacaciones desde hace casi cuarenta años; el ansia de ver el mar hace crisis en mí, el mar me es necesario como el aire para respirar, nací al lado del mar y pertenece a mi naturaleza, es parte de mi genética.

Cuando trabajaba, debía economizar porque tenía a Mamá conmigo, nunca pude dejar dinero reservado para irnos a pasar un tiempo cerca del mar, no nos quedó más que quedar encerradas los dos meses de verano, por lo menos vivíamos en departamentos espaciosos.

En esta celda vivo esperando que la real administración francesa me mute hacia un dos piezas.

Cuando relanzo mi pedido de habitación decente, los administradores me sacan las dificultades del país para alojar los miles de personas que piden lo mismo que yo. El: “vous n’êtes pas la seule” es lo único que obtengo como respuesta. Todavía no sé cerrar la boca, todavía no aprendo a no contestar. Yo me digo, ¿cómo pueden pensar esos idiotas, que yo pienso que, en Francia, yo soy la única en pedir un HLM?

Cuando escucho esta respuesta me siento insultada es por eso, por lo que respondo, grave error de mi parte es preciso que me corrija, cuando lo que hay que hacer ante imbéciles es callarse.

Me creen estúpida, como si yo no supiera que hay miles de SDF, miles que esperan desde hace años una habitación y que sólo unos pocos son los escogidos.

Les respondo que es desde que una nace la vida no es más que combate, combate por la vida, por vencer enfermedades por seguir viviendo, por encontrar un lugar donde existir. ¡Todo es una eterna lucha una competición permanente, si vamos a pensar que no hay que luchar porque miles nos hacen la competición?!

¡Ahora, suicídense!

Yo jamás he tenido instintos suicidas, poco me importa el dolor y el mal, jamás optaré por el suicidio ante una dificultad o el peor de los dolores existenciales, ¡jamás!

Eso no me impide la conciencia absoluta de mi insignificancia humana, y de mi fragilidad existencial, ya que en cualquier momento puedo morir y es por estar lúcida en esta única cuestión existencial que no me quedó otra que responderles, esto: mire usted señor,  conciencia política la tengo, mas mi amor a la Vida me obliga a luchar por mi propio caso, no puedo aceptar su respuesta, así como yo comprendo al suya, le pido que entienda la mía, yo no puedo seguir viviendo en una celda de 15m2 , no tengo edad para seguir “esperando” mire esta foto, es la tumba de mi Madre que terminaré de pagar en enero.

Ya tengo junto a ella, mi propio espacio de cemento, allí me espera mi tumba de 2m2.

Aquí tengo 15 m2, 13 m2 más que mi tumba. ¡Esta lista, mírela!

Pero…Matiz importante; cuando muy pronto bajen allí mi ataúd en 2m2 estaré muerta, poco importará esos 2m2.

Aquí en Paris, estoy bien viva y vegetando en 15m2 desde 2014.

Por favorSenor, mire esta foto, ya tengo lista mi pieza de cemento más exigua que esta pieza HLM.

¿Cree usted que necesito su consejo? Se lo agradezco, pero como usted no me conoce y que para usted no soy más que un Número Regional de inscripción de HLM, me veo obligada presentarme.

Yo no entro en los criterios de selección, ya lo sé. ¿Que sea artista pintora no le interesa a la realeza laica y republicana, yo soy una artista que goza de una categoría parisina extraordinaria, saben cómo se llama, la categoría plástica en la que me pusieron les administradores de talleres destinados a los artistas?

 ¡Yo no soy la última heredera aún en vida de l’École de París, no!!

 ¡Yo pertenezco a la Escuela de pintura de la invisibilidad, soy una artista pintora INVISIBLE!

Habrá que incluirla en los cursos de estética y en los anales de la historia de la pintura moderna francesa. La Escuela pictórica de la Invisibilidad.

Lejos de ser Madre Teresa, les respondo que no soy ministra y que si lo fuera ya habría arreglado hace tiempo el problema de falta de habitación en Francia. Sí, porque desde que llegué à París, en 1980, nada ha cambiado en cuarenta años, bien por el contrario, el problema habitacional ha empeorado, peros eso no es el motivo de mi escrito, ya no me ocupo más de “política”, porque ha llegado el tiempo de capitular de lo colectivo et me dedico exclusivamente a mí y al poco tiempo que me queda para pintar y escribir. Escribir siempre se ha podido en lugares exiguos, la prisión no impide la escritura, sin embargo, si lo piensan un poco, la pintura es el arte más exigente, para comentar se necesita espacio, lo principal.

Hace meses, antes del verano pasado, los Administradores del campo locativo de la tierra donde quiero vivir mi última etapa, bien cerca del mar, me dijeron: “tenez-vous prête car ici, nous nous réussissons six fois par mois, et il y a des fortes chances que nous vous proposions un logement fin aout ou début septembre. »

En cuando escuché esto, me volví loca de alegría, me puse en campaña personal para organizar mi huida preparando mis cartones, y organizando el modo preciso de encontrar los fondos económicos de ayuda con el fin de tener todo listo para fines de agosto.

Poco tiempo después me dijeron: “¿quién le dijo eso? Non es verdad, aquí hay 3000 pedidos que esperan antes del suyo, tiene por lo menos para cuatro años de espera, si en París son quince años como mínimo, aquí es por lo menos cuatro.”

Usted viene de París, no es de nuestra comuna, por lo tanto, el suyo no es un expediente administrativo prioritario; hay mujeres con niños que esperan un departamento, o una casa, ¡usted es sola! ¡Debe esperar!

Ahora me callo. ¡Ha! ¡Las mujeres con niños! ¡Las mujeres que han procreado son privilegiadas porque han dado su vientre a la República laica y republicana, yo estoy en la última categoría del género femenino, desarrollé mi cerebro y no mi vientre, un insulto a la naturaleza, y a Francia!

No quise cumplir con el rol de la maternidad y lo único que puedo ofrecer a mi país de adopción son mis cuadros y mis poemas. Eso Señora no sirve para nada. Mi actividad plástica, que desde hace años he debido dejar en espera, no da las “ALLOC” que tienen las “madres de familia”, el prestigio social de haber procreado, ni permite ser “prioritaria”;: 15 m2 le bastan y ya es demasiado, agradezca señora que no está en la calle.

 ¡Con los recursos que usted tiene de jubilación de profesora de castellano, podría fácilmente ser SDF!

¿Ve usted como París le ha dado un lugar de privilegio?

¡Hay otras que no tienen nada!

Si señor, lo sé perfectamente, ¡hay otras que ya están en el cementerio!

¡Y otras que han recibido un espléndido departamento Haussmaniano!

¡Cuestión de mezcla y diversidad social señor!

¡Mi único problema personal es que yo trato de ir a parar al cementerio lo más tarde posible!

Los administradores de los HLM me exigen esperar unos cuatro años.

¡Yo no puedo esperar ni un mes más!

¿Esperar?

A mis 66 anos debo esperar cuatro o quince años para poder mudarme a un dos piezas y recomenzar mi pintura?

¡Si hubiese sabido de antemano que este debía ser mi destino, (¡no hablemos del crimen contra Mamá, eso es otro tema, por favor no lo liguemos a una cuestión de alquiler!) no valía la pena liquidar mis casas y confort material que tenía en Santiago para venir a mutilar mi carrera de profesora y de artista en Paris!

Bueno, hay que razonar con inteligencia, mi pecado fue el ser una joven optimista, yo llegué a Paris, con la devisa de Cézanne, ¡“voy a conquistar París con mis manzanas!”, y lo creí firmemente!

Nadie me llamó, a nadie le hago falta, pintores hay por millones.

¡La culpa es solo mía, error de estrategia, buscando mi país de adopción, Ah, Les Invariants plastiques de Lhote, ya nadie se acuerda.  Si él estuviese vivo, otro seria mi destino. He ahí el otro problema.

¡La culpa es solo mía, como todos mis errores  de juventud, garrafales!

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 24 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

LA RENUNCIA AL AMOR EN LA POESÍA DE PEDRO PRADO ENSAYO CRÍTICO Y COMPARATIVO

20 octobre, 2020 (11:35) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

            NADEZHDA GAZMURI-CHERNIAK

 

   ENSAYO CRÍTICO Y COMPARATIVO

 

          LA RENUNCIA AL AMOR

 

 

EN LA POESÍA DE PEDRO PRADO

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicación: marzo 2021

ISBN : 9782916501444

 

 

 

 

 

 

INVENCIBLE SOY, SIN TELÉFONO MÓVIL

19 octobre, 2020 (09:01) | CRÍTICA SOCIAL CONTRA EL MÓVIL, Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 

            INVENCIBLE SOY

 

 

      SIN TELÉFONO MÓVIL

 

Estimados lectores de lengua hispana:

 

No soy de la generación del Internet, sin embargo, no me costó nada asimilarlo y no es por una incapacidad en la maestría de la informática que decidí hacerle la guerra; retirándome del circuito y de la tiranía que el teléfono móvil implica, sino porque no tengo carácter para ningún tipo de esclavitud y servidumbre.

En Francia, escribí mi primera tesis de maestría en el año 1985, gracias a una gran máquina de escribir eléctrica la que, hacia un ruido terrible, me salvé de que los vecinos no reclamaran, ya que era sólo por las noches que me ponía a escribir, los días estaban consagrados al liceo donde trabajaba como profesora de castellano.

Luego, mi tesis de doctorado la escribí con mi primera computadora de mesa; en esa época los computadores eran unos inmensos artefactos con una “unidad central”, para grabar los documentos no existía más que las “diskettes”, esa fue mi primera experiencia con la informática; obligada por las exigencias académicas me asimilaba enteramente al comienzo del Internet.

Me acuerdo de que un día, juzgué demasiado rápido a un paseante que caminaba a mi lado por el barrio de Sevres-Babylone al que le tengo un apego especial, por ser el primero que conocí y donde viví mis primeros veinte días; este caminante hablaba aparentemente solo, y me dije: “éste está loco!”

Mi juicio a pesar de ser espontáneo no era nada de precipitado ni equívoco de mi parte, porque casi veinte años han pasado y el móvil ha vuelto loca a la humanidad entera. ¡Lo grave es que no se dan cuenta!

Yo comprendo perfectamente que una persona que tiene la obligación de “estar conectado” ya sea por su profesión, u obligaciones  familiares, deberá dar una respuesta inmediata y  su conexión con el exterior es obligatoria y permanente, pero ¡por favor!, que personas sin responsabilidades profesionales o de familia pasen horas con  la mirada fija ante la pantalla del móvil, y lo peor, es una mirada ansiosa y desesperada, como una verdadera dolencia neurótica, es irritante desde un punto de vista personal; lo que no incumbe más que a mí sola, cierto,  pero lo grave desde un punto de vista del análisis social,  es que  pone de manifiesto una irrevocable imbecilidad mundial, un estrechamiento de la capacidad afectiva y una pérdida de la inteligencia que supongo hace de cada ser “humano” una especie aparte.

¡La cantidad de imbéciles y poco dotados que hay en el mundo ha sido siempre excesiva, para agregarle aún más en este siglo con las “nuevas tecnologías!”

Ahora, habiéndome liberado del teléfono móvil me queda la esclavitud del internet, sin el cual no veo la manera de continuar mi trabajo literario. Yo le daría el premio Nobel a aquel que inventase la manera de pagar unas pocas horas al día la “conexión”, tal como nos es posible gracias al satélite tener ciertos canales de televisión, pienso que lo mismo debería lograrse para tener la conexión internet y únicamente para un uso estricto y reducido. Pero no, si queremos la conexión Internet, hay que darle un abono mensual y anual al PDG del “servidor”, me desespera abrir el cofre de mi cuenta bancaria voluntariamente al Bill Gates y compañía, no es más que un verdadero fraude monumental y mundial.

¡Adonde quisiera escaparme no podré encontrar un solo lugar del planeta tierra donde se pueda escribir sin Internet!

Estos individuos fraudulentos sabios en el saber enriquecerse a costa de los idiotas dóciles, son los que el mundo adora y considera genios, se ha suplantado la admiración de antaño por los verdaderos genios del arte y de la intelectualidad por los inventores de la destrucción de la inteligencia y de la creación, para esclavizarnos y empobrecernos.

Yo leí una entrevista de Umberto Eco en la que decía que no es la culpa del Internet sino del mal uso que se hace de él, sí, tiene toda la razón, pero su reflexión ignoraba que el mundo no está poblado de su réplica, los Umberto Eco son escasísimos, lo que debemos soportar es una humanidad entera repleta de pobres gusanos, sin capacidad crítica para auto dirigir su conducta y auto educarse.

Ahora son psiquiatras, médicos y científicos los están analizando los estragos cerebrales que padecen niños de menos de tres años y adolescentes que pasan más de seis horas frente a teléfonos móviles y computadores. Si ya es posible medir la amplitud de la mutación que se traduce esencialmente en un apagón cerebral irreversible, en una disminución franca de la capacidad de aprendizaje verbal y cognitivo en general y también en la capacidad afectiva de relación con los padres; la verdadera respuesta la verán de aquí a une veinte años, por suerte ya estaré muerta.

Estas nuevas tecnologías no solo han desarrollado la adicción más nefasta que se pueda crear, la adicción a un robot, han logrado impedir el nacimiento de todas las capacidades de aprehensión del universo y el despertar de sus propias capacidades, qué son precisamente en la primera infancia donde se gestan todas las infinitas posibilidades de inteligencia y de creación de una pequeña creatura.

Me recuerdo que a Mamá le gustaba  tanto contarme de qué manera ella despertó en mí el amor por la naturaleza y de qué manera me dejó jugar y entretenerme sola, ella jamás me leyó un cuento antes de dormir, fue ella la única que me enseñó a leer y escribir y una vez el aprendizaje adquirido, por las noches ponía al lado de mi cama una gran caja llena de mis libros, era yo sola la que elegía mi lectura nocturna. Mis padres me compraban libros de cuentos maravillosos, yo tenía las colecciones completas de Perrault, Andersen y cuentos rusos, eran libros llenos de estampas de las más finas, todos esos libros llegaban del extranjero, naturalmente.

Me entretuve con cosas de las más simples, eso hoy en día es increíble e imposible de que se repita.

Mamá, me llevaba todos los días a pasear en coche por la Almeda, y allí ella sentada en un banco me observaba cómo yo miraba sorprendida e interesada la hojitas de los árboles que se movían con el viento, en casa mi manía era la de jugar con todo lo que encontraba a mi paso, desde las cacerolas de la cocina, hasta los cordones de las persianas, por supuesto que mis padres me dejaban hacer todo lo que se me pasaba por la mente, sabiendo que en los niños es el juego personal un trabajo en el cual se despierta la imaginación. ¡Esa riqueza del aprendizaje ha sido mutilada dándoles a bebitos un móvil o un ordenador, antes de que sepan tenerse en pie y hablar! Hay que llamar esto como se merece: ¡Crimen contra la humanidad!

Hay que ver, cómo nos atraparon en su estrategia infernal y nos sometieron a sus fines perversos, y me cuento entre ellos, como una idiota más, sometiéndome al Internet, porque tener un ordenador implica ataduras obligatorias, en primer lugar “el antivirus” para pasar enseguida   al famoso pack Microsoft Open Office, necesario para poder escribir, los gastos son ineludibles, para la miserable jubilada que soy, me parece ceder a un fabuloso abuso financiero.

Cuando le hablé de esto a mi antigua profesora de violín que no tiene Internet y no sabe nada de lo que significa un ordenador, me respondió: pero ¡¿por favor en qué siglo vives?! ¡Eso es el pasado!

Bueno, será el pasado, pero yo prefiero ser repudiada por todos y catalogada de loca por haber renunciado al móvil, no cambiaré mi manera de pensar porque ella obedece a mi manera de “sentir”.

Y ese “sentir” que es el mío, es universal y no se apaga con el tiempo.

Yo soy de la época de Kafka que paseaba con Gustav Janouch por las calles de Praga conversando de poesía y de esto y aquello, él chico no era más que un adolescente de dieciséis años que quería ser poeta.

Yo soy de la época de Goethe que tomó a su cargo Eckermann, que nació rodeado de privaciones y miseria y llego a la universidad, llegando a escribir la maravillosa y mejor biografía que tenemos del genio, resumida en Conversaciones de Goethe Eckermann.

Soy de la época de R.M. Rilke, ¡Oh maravilla! Época en la que la correspondencia tenía un lugar de privilegio en las relaciones humanas, cada carta era una obra de arte literario; ninguno de estos artistas de genio se sintió menoscabado en su valor correspondiendo con jóvenes principiantes. ¡Es ahí donde se demuestra la grandeza de alma, la capacidad afectiva y de inteligencia!

Soy de la época de André Lhote, maestro de mi padre, y estamos ya en una época bien cercana, Lhote desapareció en 1962, cuando yo tenía ocho años. Queda el testimonio de su correspondencia con Jacques Rivière y Alain Fournier, cartas lenas de la vivificante energía de jóvenes artistas, esa energía juvenil yo no la veo en los jóvenes de hoy, que nacen viejos, no siendo capaces de darse más que a partir de un lenguaje pobre y truncado, sin gracia, sin estilo y lo peor, carente del contenido profundo de la vida. ¡Reducido al estúpido intercambio de monosílabos propio de los SMS!

He aquí una nueva vida que comienza para mí, sin móvil … El equilibrio total no llegará que cuando encuentre la forma de renunciar al Internet sin dejar de escribir en este sitio.

Esto sería posible grabando el escrito en una  llave USB, pero para ello habría que ir a una boutique Internet, la epidemia de Covid me lo impide, y ese virus si desaparece algún día, habrá otros, estoy segura contrariamente a lo que se pronostica, la vacuna que inventaran no servirá de nada, porque seremos invadidos por otros virus, los industriales destruyeron la tierra, el cielo y los océanos, con el deshielo de los icebergs, con la muerte de la banquisa son otros nuevos virus que han dormido allí durante siglos que se despertarán, para invadir la tierra entera y es así como desaparecerá irremediablemente esta humanidad, lo poco que queda de esta humanidad.

No, no soy pesimista sino lúcida.

¿Ustedes, hubiesen imaginado hasta hace poco, lo que se nos vino encima hace meses y sin esperanza de cambio, este virus mortal?

Desde ahora deberemos vivir con máscaras, evitando todo tipo de contacto social y amenazados no sólo de contaminarnos sino de morir.

Ponerse un antifaz veneciano sería el colmo de la fantasía y del sueño, pero no, esto no es más que el preámbulo de una macabra danza mortuoria que presagia una nueva forma de vivir amenazante.

Siendo incapaz de ir más lejos de que lo que mis miserables y humanas capacidades de defensa me otorga la voluntad de mi persona, por lo menos gracias a mi inmensa capacidad de decisión, maté mi móvil y borré mi mensajería Gmail.

Desconectada totalmente del mundo virtual, me quedo con este sitio donde escribo, que es mi residencia secundaria y, por el momento disfruto de la ventaja de YouTube, sin el cual mi dosis diaria de música clásica sería imposible

¡Les confieso que sin música clásica no podría vivir! ¡Es mi única droga, como todo el Arte del que soy una adicta sin límite y sin remedio!

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 19 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FULGURANTE PENUMBRA DE AMOR

19 octobre, 2020 (01:04) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 FULGURANTE PENUMBRA DE AMOR

          

I

Es este sin duda un amor dificultoso

Persiste sin permiso y sin autorización

Albergarse en el espacio privado y prohibido

De mi pensamiento.

Complica arduamente la existencia

Ruinando los días

Cortando el aliento por las noches

Rumiando las alternativas

Yo, siempre sin fatiga anegándole el paso

Hacia el claro de mi bosque umbrío

Donde guardo la pena que al crecer cada día

Se estrella en el pecho

Su único cobijo.

Y él, persuasivo y tenaz sigue

Con el único deseo de prolongar

el largo camino del insomnio.

Interminable y sombrío.

II

Este amor es muerte antes de la vida

Es el imposible verbo, que se anega antes de ser conjugado.

No debería tener esta ruda y absurda intención

De nombrarlo.

No debería tener en mi ánimo

Esta intención de describirlo

Debería, ya lo sé, callarlo.

III

Ahora es preciso decir porqué él me exige escribirlo

Inscribirse indeleble en la página blanca

Entonces le pregunté al Ángel,

No hubo otra alternativa que preguntarle directamente

¿Por qué sigo intentando darle forma y medida?

¿Por qué él me reclama a cada instante que le reserve un pensamiento?

Una existencia etérea fija en cada palabra.

Y decidí preguntarle al Ángel, sin atajos, sin perífrasis

Por qué este absurdo empeño

¿Nace en mí implacable?

Imponiéndose en mi mente enloquecida

Ensayando de atrapar la vida

Como el océano que se escurre sigiloso

Cuando ensayo retenerlo en un abrazo.

Al igual que este loco comenzar

En escritura.

Para describir este sentimiento

Que es la fulgurante luz sombría

Que llegó a iluminar

Con fulgurante sombra

La extensión entera de mi tiempo

En que el reloj que se detuvo

En el momento mismo en que dio la hora exacta

En que él atravesó el umbral

Yo, en se instante hubiese debido huir y esconderme.

III

No me quedó otra cosa por hacer

Violentando mi independencia

Para resolver la pregunta a la Vida correctamente

Me fui a preguntarle al Ángel con vehemencia

¿Por qué despliego tanto esfuerzo?

¡Dímelo!

Por qué me pongo todos los días a escribir

Y pongo toda mi vida en cada palabra

En describir un amor hecho de fulgurante Penumbra

¿Qué sin permiso se alberga en mi pecho?

IV

¡Dime!

¿Por qué despliego tanto esfuerzo?

En dar la descripción majestuosa y desmesurada

Hecha de claroscuro

Ensayando de mentir y soslayar

Envolviendo la verdad en la bruma

Y el rocío matinal.

V

¡Dime!

¿De dónde viene este esfuerzo por nombrarlo?

Cuando fui yo misma la que puso impedimentos,

Hechos de palabras enredadas

¡Dime!

¿De dónde viene la fuerza del océano

que ensayo cada tarde de atrapar?

Y, que se me esquiva, robándome las olas

Que furiosas se retiran huyendo,

Esquivándome en mi orilla

Huyendo de mi encuentro, escapándose hasta la línea cortante

Que separa el mar del firmamento.

Cuando a las seis de la tarde, se calma el aire

Se recoge el viento

Y el mar comienza a respirar rugiendo sordamente.

VI

El Ángel me responde

Que no es más que porque fui yo misma la que le corté el paso

Le prohibí la entrada al recinto obscuro

De la penumbra fulgurante de mi alma

Donde buscó el albergo prohibido.

VII

El Ángel me respondió,

Que él se impone y vuelve

Pidiéndome describirlo y nombrarlo

Creando palabras, adjetivos y complementos

Haciendo miles comparaciones

Y es por eso solamente que el amor vuelve y se impone

Exigiendo su existencia en mis páginas blancas

Para poder existir,

Y arrogarse la única existencia posible.

Ya que fui yo sola la que le corté el paso

Le barrí la entrada a la fortaleza de mi mente

Le he vedado de un tirón la entrada

No pudiendo pasar la frontera

Hacia ningún rincón de mi alma

Poniéndole mil obstáculos

Al improbable visitante apresurado

Instalé para ello, barandas, rejas, alambrados,

Murallas de cemento, alambres de púas,

enrejados y candados en puertas y ventanas.

Mas él insiste como un intruso

Que no entiende, testarudo

Que le he cortado toda posible apertura

Para un diálogo.

El Ángel me explica que es por eso

Que el insiste, y es por eso

Que surge mi verbo en la penumbra

Con una fuera extraña

Me obliga a obedecerle

Y se empecina por vivir al menos

En mis paginas blancas

Porque le he vedado el permiso a la existencia real

Es por eso, me explica el Ángel

Que este amor hecho de fulgurante penumbra

Reclama existir en mis páginas blancas

El único lugar privilegiado

Hecho de verbos, palabras, complementos y adjetivos

Donde tiene derecho a darme la Vida.

VIII

Y, es en mis páginas blancas

El único lugar que le he permitido

Inundar de su presencia fulgurante y sombría.

Donde él llegó para siempre inquietar mis días

Donde se cobija en silencio

De manera indeleble

Porque en la verdadera vida

Yo le cortado el paso

Tiene la vereda impedida.

El camino es una quebrada como un vasto precipicio

Impracticable de atravesar tanto de noche como de día.

Le puse tantos parapetos, para impedirle invadir mi mente

Lo hice imitando el mar

Y sus olas que me esquivan

Cuando intento abrazarlas contra mi pecho

Es un amor como las olas del océano

Que me esquivan cuando intento apretarlas en un fuerte abrazo

Diciéndoles que este es un amor que dura desde la infancia

Un amor azul, transparente y salino.

Eterno mar, océano abisal que comparte con este amor

Extenso, hecho en su esencia de fulgurante penumbra

Este amor hecho de palabras incrustadas como conchas marinas

En mis páginas blancas donde vive y muere

Para renacer de nuevo con el alba y el rocío.

IX

[…]

POEMAS DE AMOR

2020-2021

 Nadezhda Gazmuri-Cherniak

ISBN:9782916501444

Publicación: enero 2021

 

 

 

 

 

 

 

DE PROFUNDIS DEDICADO A MAMÁ

18 octobre, 2020 (06:44) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

 

            DE PROFUNDIS

 

 

DEDICADO A MAMÁ

 

                     I

Quisieron separar nuestro binomio

Dando el golpe mortal y haciendo añicos

Tu cuerpo de porcelana.

II

Mamá, tu naciste para ser Madre

Yo nací para adorarte.

                         III

La prisa, que sólo el amor provoca

Hace nacer antes de tiempo…

Por gracia de Dios

 Tu sonrisa

Inundó siempre tu ser

Acogió mi vida

en la música y el abrazo tierno.

                    IV

El asesino dio el hachazo

No con el hacha ni el cuchillo afilado.

No fue el bisturí el que con su fina lama

Hizo explotar la sangre que se repartió en tus entrañas.

Esas que me cobijaron durante siete meses.

                        V

Durante tu agonía

Yo, en el horror sumida

Sola, sin nadie a mi lado

Que diese la orden

De sacarte de entre las garras

De sus amigos hospitalarios

Que terminaron

De aniquilarte

¡No con un hacha!

¡No con un bisturí!

¡No con el cuchillo cortante!

Más dándote la espalda.

Riéndose a carcajadas de tu sufrimiento.

El segundo asesino

Burlándose sádicamente.

Reía de tu agonía

           VI

Nos llevaron atadas

Al abismo

Del tenebroso conocimiento

 de la inmundicia humana.

VII

Viendo tu Vientre fundirse

En una necrosis de espanto

Que hacía estallar toda la estancia fría

Que te sumía en el sufrimiento

De la tortura desgarrante

Que los asesinos viciosos

repartían en tu Vientre Bendito

con creces y alevosía

Extirpándote lentamente la vida.

              VIII

Yo, junto a ti

Desvalida y sola

Sumida en el horror de tu sufrimiento

Ambas solas, sin nadie,

Encerradas en la prisión del dolor.

IX

Del blanco crudo

Al igual que tu agonía

Que tu soportabas

¡Apretando los dientes!

Mirándome con la súplica desesperada

del agonizante.

Que no comprende

La maldad

Del asesino.

           X

Ese maldito, habitado

En todo su ser diabólico

Por la perfidia y la traición

Fue el que te dejaba sufriente

Sin darte la Paz.

Yo ahogaba los alaridos

Ensayando

De contenerlos

Ante tu dolor indecible.

              XI

Fue tu Vientre Bendito

El que el asesino golpeó

Con el hachazo invisible.

                XII

Mamá, tu naciste para ser Madre

Yo nací para adorarte.

                XIII

Tu Vientre Bendito

que me cobijó durante siete meses

fue el 18 de octubre de 2013

Hecho añicos

Ese día fatídico

Dejaste de respirar

un viernes

que te acogió el Cielo.

             XIV

Madre,

Tu Vientre Bendito

Ese viernes

Se pegó a tu espalda

A las doce cincuenta y cinco minutos

Fue la hora del día fatídico

Que anunció tu muerte definitiva

Y mi muerte en vida.

  XV

El asesino

En vez de darte la Paz

Te dio la tortura

Y la muerte.

Tu Vientre Bendito

Fue el nido que el asesino traidor

¡Escogió para torturarte!

¡Que celos dio tu Vientre Bendito!

Porque tu Vientre dio la vida

A ese ser que nació para adorarte.

              XVI

El traidor asesino

que debía darte la Paz

Escogió celoso, el darte la muerte.

Mi nido de vida.

Él, lo aniquiló con un hachazo invisible

Tu Gracia

De haber sido

La elegida de Dios

Que te dio la belleza suprema

El talento y tus silencios.

 XVII

Mamá, Creatura sublime

Hecha de música y bondad.

Tu esencia de Madre,

Tu Vientre Bendito

El intruso asesino

Lo volvió con alevosía

¡En un nido de Muerte!

         XVIII

Porque tú, Madre Bendita

Tu naciste para ser Madre

Y yo nací para adorarte.

Tu Vientre explotó en un infarto

Sin que yo pudiese intervenir.

Mis esfuerzos supremos

Por cuidarte

Fueron aniquilados en un sólo instante.

              XIX

Correr hacia manos expertas

Era lo urgente

Y yo al final

Decidí contra la orden del asesino traidor

Correr despavorida,

Salvando calles,

Atravesando plazas

Y los más recónditos

rincones de la ciudad dormida

contigo en mis brazos

Gritando despavorida:

¡Urgencia!

para confiarte entre manos expertas

que tu infarto reclamaba

Pero el asesino

Te dejó inerte.

        XX

Viéndote en el fondo del abismo

Sumida entera en el horrendo

Sufrimiento del dolor de tu Vientre

Corrí despavorida

Hacia las que creí

Manos expertas.

Corrí despavorida

Salvando calles

Cruzando plazas

A toda velocidad.

Contigo en mis brazos.

Gritando:

¡Urgencia!

Pero en vez de correr hacia la Vida

¡Yo corría desesperada hacia la Muerte!

             XXI

El asesino traidor

Te mataba

Lentamente

Te mataba con su inercia

Te sumía cada hora que pasaba

En la tortura del dolor

que no se apaciguaba.

Retardando con alevosía

La suerte de poder salvarte.

Porque me prohibió

Correr hacia manos expertas

Que te darían la Paz.

El asesino traidor

permanecía impasible

Ante tu lecho, donde inerte

Yacías a su entera voluntad,

Donde sufriente, sin emir una sola palabra

Impidió con su hermética inercia

que yo corriera contigo en mis brazos

Y gritando:

¡Urgencia!

         XXII

El asesino impidió

de un hachazo invisible

Que siguieses dándome

Tus sonrisas de Ángel.

El asesino te sumía lentamente

En el indecible sufrimiento

A su merced, te llevaba

¡Funesto!

¡Hacia la Muerte!

           XXIII

Desde la engañadora cima

De su pretensión de falso médico infame

Se vanagloriaba de saberlo todo.

Persistía con alevosía que yo debía

“¡Dejarte tranquila…!”

Escapando mi mirada suplicante.

Sin escuchar mi lamento.

Dejando herméticos los labios.

Desviando cobarde

Mi mirada insistente.

Mis pedidos obstinados

para darte los cuidados

Te dejó inerte, sin ayuda

¡Tú, desvalida y sufriente!

¡Yo, suplicante!

Él, Mintiendo!

Que jamás

¡Tu habías estado mejor!

XXIV

Y yo, despavorida

Corriendo por calles dormidas

Salvando calles

Atravesando plazas

Y recónditos lugares

Contigo en mis brazos

Y gritando:

¡Urgencia!

En vez de correr hacia la Vida

¡No sabía Mamita, que corría hacia la Muerte!

  XXV

El asesino me prohibió

El llevarte en fulgurante escapada

Hacia manos expertas

Que, sino salvarte

Podrían darte la Paz

Apaciguando el dolor

Inevitable.

¡En el sueño Programado!

             XXVI

Ahincada yo estaba durante trece años

En prolongar tus días en la placidez

Que sólo nosotras sabíamos conjugar.

XXVII

Darte la Paz fue mi sólo empecinamiento

Yo, por velar tu sueño por las noches

Y vigilar tu respirar, tu aliento

A cada instante del día,

Tú, sonriente y amante

Mi único Ángel

Atenta, a cada instante de mi vida

Si vacilar, durante más de medio siglo.

XXVIII

Madre, tu Vientre Bendito

El lugar más Bendito de tu ser que me dio la vida

Era en ese momento el objeto

Del que se valió el asesino

Para darte el dolor supremo

Al final de tu vida.

            XXIX

En lugar de la Paz

El asesino

Te dio el más horrendo Final,

Embargado que estaba

en su programa diabólico,

De perfidia

De traición y sadismo.

         XXX

La necrosis hacía que tu Vientre Bendito

Vacío y doloroso

Se hundía

Cada hora más

Hasta pegarse en tu espalda

Para transformarte

En un esqueleto cadavérico;

        XXXI

Mi pensamiento

Huyó hacia mi infancia

Y mi mente desesperada

Ensayó de imaginar

Mi único cobijo tibio y musical

Que tu Vientre Bendito de Madre me daba,

Hasta que yo, lista para abrir los ojos

Apresurada por descubrirte

No pude esperar

El dictamen natural de los nueve meses.

                   XXXII

Con la prisa, que sólo el amor provoca

Te anuncié mi premura por verte

Antes de tiempo, minúscula,

En la desnudez del nacimiento

Y sólo revestida con el número siete

Porque sólo siete meses fueron necesarios

Para descubrirte en toda tu belleza.

Y comenzar inseparables

Eso que llaman la Vida.

Tú, empujando el “coche” por la Alameda

Yo, en Paris, empujando

El sillón rodante

Que durante trece años

Recogía tu cuerpo adorado.

Sillón rodante en que inválida

Pero siempre sonriente

Gozabas del paseo cotidiano.

Te paseaba

Por calles y plazas

Esas que al final…

Yo decidí correr despavorida

Contigo en mis brazos

Gritando:

¡Urgencia!

         XXXIII

 Mamá, tu naciste para ser Madre

Yo nací para adorarte.

y quedar juntas para la eternidad.

 

           XXXIV

Mamá, en 2012

Mirando la luz que llegaba

desde la ventana abierta

Me dijiste…

Mi niña querida, mi ángel

No lo olvides

Tú, eres Yo

Y Yo, soy Tú.

Debes saber, que ocurra lo que ocurra,

No lo olvides nunca, prométemelo…

Yo estaré siempre contigo.

Porque Yo soy Tú

Y tú eres Yo.

 

Amín.

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

18 de octubre de 2013

18 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

 

EL DUELO Y DENUNCIA DE LA DELINCUENCIA DEL HAMPA MÉDICA EN FRANCIA

13 octobre, 2020 (21:16) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Nadezhda et sa Maman juste avant le crime, 2013, “en mauvaise santé?”

2020…

                 EL DUELO

 

Estimados lectores de lengua hispana,

En España, en los países con herencia española, respetar el duelo es algo profundo y se lleva a cabo no solo de manera estricta y hermética, más con ciertos elementos exteriores en la vestimenta lo que implica un respeto suplementario.

Eso en Francia es desconocido, por supuesto la laicidad lo impone.

¡Y, la ley del trabajo no da más que tres días de asueto!

Ignoro si esta costumbre, con la que nací y me eduqué sigue en vigor, porque yo dejé voluntariamente mi país natal, en 1980, ese país “de cuyo nombre no quiero acordarme”, donde jamás volví ni volveré, ahora no sé si las familias siguen respetando el duelo como yo lo conocí.

Las mujeres que están de duelo se vestían de negro durante un largo tiempo, algunas lo llevan al extremo tomándolo como una “manda” que dura en el tiempo. Yo lo elegí de este modo, luego de la trágica muerte que le infligieron a Mamá.

Los señores colocan un sujetador de luto en la manga del abrigo o la chaqueta.  Es un signo distintivo que impone el respeto y el cuidado con que debemos comportarnos para con el ser que está viviendo un período de sufrimiento y desgracia.

Me parece lo mínimo exigir silencio y respeto y es una manera de auto protegerse.

Siempre he pensado que el luto que llevamos por la muerte de nuestros seres queridos en algo de lo más íntimo que corresponde a la intimidad absoluta que no debe hablarse en público.

Hoy por hoy, haciendo llamado a la famosa y detestable “transparencia” no hay nadie que respete lo que debe ser secreto y quedar encerrado y compartido solo en familia.

Cuando esos médicos salvajes decidieron rehusarle los cuidados que Mamá reclamaba con urgencia, tuve que violentarme para hacerlo público, no viví el duelo en el recogimiento familiar, porque ya no tengo más familia en el mundo y los amigos que tuve en Francia, en octubre 2013 ya estaban todos bajo tierra.

Por lo que no pude vivir mi duelo en el recogimiento necesario, en la secreta discreción y les explicaré la razón.

Fue sobre todo porque habiéndose tratado de un crimen manifiesto y no de una “muerte natural”, como si la muerte pudiese llamarse “natural”, la muerte es siempre un escándalo; esto es otra cosa que no pienso tratar en éste breve escrito.

Cuando una Mamá, sufriente es asesinada con la intención de torturarla con fines sádicos, únicamente con el propósito de causar dolor hasta dar la muerte, de llevarla lentamente hacia la muerte, y sin dejar trazos de culpabilidad personal, es urgente denunciarlo.

¡La vejez de Mamá fue utilizada por ese médico asesino para convencer a la galería, pero imposible de convencer con las pruebas fehacientes que yo pude poner de manifiesto públicamente!

El hecho de que este crimen se haya producido precisamente en Francia, en París, donde les médicos son elevados al plano de suprema admiración y veneración, me obligó, por respeto al calvario sufrido por Mamá, de dejar de lado mi duelo,  mi  pudor y sobre todo el pudor de Mamá, que fue grandioso.

Porque el crimen cometido contra Mamá fue un crimen social, un crimen contra la humanidad, porque es preciso desenmascarar a los asesinos que usurpan la nobleza de la misión de la medicina y todo lo que ella conlleva en si misma de grandioso, la gracia suprema de transformar la enfermedad en una cura que vuelve a dar la fuerza de la vida.

Yo tuve médicos en mi familia,  tuve cerca de mí a lo largo de nuestra vida, médicos llenos de bondad y que fueron los salvadores a repetición de la enfermedad de mis padres, llevándolos hacia la salud, transformándose su acción en actos de resurrección.

Es por eso que el crimen tuve que hacerlo público, porque  denunciarlo públicamente era un acto de deuda hacia Mamá, tuve que violentarme y contarlo en la plaza pública porque era necesario hacer tomar conciencia a la sociedad francesa, que hay asesinos enmascarados de médicos que ocupan puestos de Jefes de Servicio y que desde esos puestos de privilegio abusan maltratando a personas sin defensa, como lo fue Mamá, casi centenaria pero en buena salud y que un fatídico 12 de octubre de 2013, fue victima de un infarto que le sirvió al Médico “Traître-Tant”, el asesino N°1,  para torturarla  y darle la muerte.

Lo que propongo es un cambio radical en la justicia y en las leyes de nuestros Códigos civil y penal y en el Código de la Seguridad Social, hay que cambiar  El reglamento del Paciente, hoy por hoy, no sirve más que como ornamento en las puertas de las piezas de los hospitales, la verdad es que el paciente o la familia, si la víctima esta inconsciente incapacitada de defenderse; no tienen ningún derecho a reclamar contra un maltrato, una tortura o lo peor, un asesinato.

Lo que yo propongo es fácil de poner en práctica, si hubiese un número verde gratuito  conectado a cada oficina del Procurador de la República, con un personal formado y especializado que escuche una denuncia de maltrato ya sea en casa, en un gabinete médico o en un hospital, y es necesario  que ese personal esté habilitado no solo para escuchar la queja del paciente o de la familia, sino que es preciso que la ley lo autorice para movilizar un comando de intervención urgente e inmediato, los maltratos a personas de edad avanzada o vulnerables se acabarían ipso facto!

Porque estos crímenes se producen en Francia debido únicamente a un cuerpo de leyes obsoletas y fallidas desde la base, y esencialmente porque la permisividad hacia los médicos es absoluta.

Si mi proposición fuese puesta en práctica, si la sociedad francesa dejase de tener miedo y supiese desarrollar el espíritu crítico que le falta, el mundo de los hospitales, la conducta perniciosa de los médicos cambiaria desde su sócalo.

Ya verían como los muros de los hospitales dejarían de ser impermeables y los abusos de poder y las torturas, maltratos y asesinatos serian conocidos desde que se levantase el telón y dejásemos desgarradas las cortinas.

Lo peor es que los médicos son defendidos en primeria instancia por un grupo colegial mafioso que actúa con el único interés de otorgarles una defensa colegial. Es un sindicato y no un grupo de jueces imparcial.

¡Hay que decir basta! A los jefes de servicio que se adjudican todos les derechos y que son respetados con una credibilidad absoluta, sus dichos son dados por creíbles bajo palabra, es un escándalo que la palabra mentirosa e hipócrita de un médico sea creíble bajo palabra y que la víctima o la familia sea aplastada por la Mafia del Desorden que defiende  esta HAMPA, que actúa como un simple parapeto colegial que impedirá sempiternamente el castigo que un crimen abominable se haya perpetrado con el beneplácito impúdico de toda la sociedad francesa, la que ignora lo que se esconde entre los muros impermeables de los hospitales que cubren la banda de delincuentes, bajo la cubierta inocente de los servicio hospitalarios franceses.

“El quinto piso de medicina”, de ese hospital donde torturaron y mataron Mamá, fue tan horrible como el Centro del quinto piso del Centro de donación de cuerpos CDC- Descartes.

El crimen  se produjo en octubre 2013 en París, una violación de médicos delincuentes salidos del HAMPA, que actuaron como una chusma sádica contra un cuerpo vivo y sufriente y no contra cadáveres, sino contra una Mamá, la mía!

Creatura sublime que merecía que su agonía fuese apaciguada con el único sedativo que podía llevarla sin dolor hacia la muerte que le fue reservada por el doctor” Traître-Tant”, el único sedativo que le fue negado: el sueño profundo.

Lo peor es que mi duelo eterno estará para siempre impregnado de esos asesinos, lo peor es tenerlo presentes como los asesinos que merecen un castigo mortal que debería ser ejecutado con la misma e intensa medida que fue su acción criminal funesta.

Aunque hayan querido hasta borrarla de la memoria, deberán saber que defenderé a Mamá hasta convencer, porque un día la ley cambie en Francia; esos asesinos deben ser exilados de la humanidad. No por medio de un juicio, eso no será jamás posible en Francia, sino por otros medios; hay otros medios que solo el Arte confiere, los procesos no sirven para restituir el honor ni dar el ejemplo a la humanidad.

El arte es eterno y dejará huellas indelebles, el exilio de la humanidad de esos asesinos quedará escrito para la eternidad.

Porque soy yo la que lo ha escrito.

Y porque, para levar a cabo esa misión, tuve que violentarme, tuve que transgredir mi duelo que es eterno, porque el calvario de Mamá me exigió abandonar el silencio y el pudor, porque ese asesinato que se produjo  en París, dejó de ser privado y secreto;  el horror de la tortura hacia una pobre creatura casi anciana, muriéndose lentamente en la peor de las torturas, me exigió violar el duelo, para hacer del asesinato de Mamá  un caso manifiesto y probado de grave falla jurídica y médico- social; esta anomalía dejó de ser privada,  porque ella incumbe a toda Francia.

Amín.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Paris, 13 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

 

ERROR MORTAL INTRODUCCIÓN

8 octobre, 2020 (16:36) | Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

              ERROR MORTAL

 

Introducción 

 

“La paz os dejo, mi paz os doy: yo no la doy como todo el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.”

              S. Juan

                14-27

En este relato lírico no hay otro error que el equívoco existencial de la protagonista, un equívoco permanente, es el leitmotiv que cuenta a la primera persona la poetisa resumiéndolo en un trazo de vida compuesto de reminiscencias que llenaron de riqueza existencial su infancia y su primera juventud; vividas esas dos etapas cruciales para todo ser humano en una  armonía especial y rara, en compañía del amor absoluto compartido con sus padres, que desemboca en el arrojo brutal hacia la “sociedad del desprecio”, (A.H.) donde las garras de la indiferencia y del materialismo la trituraron en una respuesta insalvable que le decía a cada nueva experiencia que ya nunca más encontraría lo que  antes llenó su pasado, en que la  fe en el otro era sin fronteras y   sin ningún atajo ni medida en su capacidad de dar la amistad sin contar.

Cuando amar es un error, cuando una confianza tácita se da en términos absolutos, el no recibir en cambio la misma intensidad de afecto causa profundos estragos espirituales y ellos son rotundos, sin precedentes, quedándose para siempre albergados en los más recónditos lugares del alma; es al pasado al cual la autora de este relato lírico lanza un llamado, el que viene a cruzarse y a dialogar con su presente. Estos dos tiempos existenciales y verbales actúan en permanente contrapunto, para relatar la desgracia y la decepción acerba, bajo un verdadero microscopio del alma, donde se observa y critica no solo su propia desilusión, sino la descripción sin mascara de las fallas y miserables actitudes de todos aquellos que se consagraron al ejercicio de la detestación y del desprecio.

Se analiza y se expone sin rodeos la miseria  existencial humana, poniendo de manifiesto y hecha literatura lirica la Vida, por medio de las descripciones marinas de la infancia, hasta terminar con el asesinato de su madre, una vertiginosa caída en la crueldad provocada por un mundo mutilado en su capacidad de entrega que desconoce todo  acto de donación espontánea y gratuita; es lo que  se espera en los momentos difíciles, donde el amigo sin pedir recibe con creces la presencia, la mirada o el gesto que dan la Paz,  pero ella comprueba que ni siquiera en los círculos religiosos se mantienen vivas les Escrituras, el vacío es total: La paz os doy  mi paz os dejo” no resuena en el alma de nadie. La amistad debería ser inspirada en el principio universal de creencia y de práctica del don de La paz, ésta debe necesariamente desembocar reforzada en una implicación personal de “responsabilidad”: Mi paz; ante esta doble ausencia el relato se invierte en la crítica y en el lirismo, dos elementos que se rechazan y que nunca han sido confrontados simbióticamente en la literatura.

No solo existe la contradicción de género, sino que ésta se acentúa con la contradicción del tema expuesto, son dos registros contradictorios, el registro de esperanza y del amor gratuito y en contrapunto, su contrario, él no es otro que la respuesta del odio; nos enfrentamos ante un relato, donde el lirismo se instala en un terreno inhóspito y, al mismo tiempo se vivifica en la paradojal contradicción  de la aporía amorosa contada en varios tiempos y voces voces polifónicas que se entrecruzan en el relato lirico;  un eco inspirado llega sin ninguna duda del discurso de  Marsilio Ficino.

La autora lo articula en un contrapunto, metafísico, amoroso y fraternal, destruidos todos e intencionalmente en un solo e implacable destino: el odio y la indiferencia, vicios confundidos por nuestra sociedad como virtudes.

“ […] celui qui n’aime pas celui qui l’aime est coupable d’homicide pour la non-assistance à personne en danger, car celui qui aime donne son âme à l’autre qui doit en retour la lui restituer, car la vie n’est possible qu’avec l’âme, s’il ne la lui rend pas, laisse celui qui l’aime en danger de mort et l’aimé est  coupable d’homicide. »

In, De Amore

Marsilio Ficino

(1433-1499)

Error Mortal 

Relato Lírico.

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

(En escritura, publicación en enero 2021)

 

 

 

 

 

ERROR MORTAL [EXTRACTO DEL NUEVO LIBRO EN ESCRITURA]

8 octobre, 2020 (02:38) | Barbarie de la pensée française, Non classé | By: Nadezhda Gazmuri-Cherniak

ERROR MORTAL

 

 

RELATO LIRICO

 

[…]

Cuando se ha visto morir la Mamá, volverse cadáver, sufriendo hasta quedar yaciendo inerte en una cama fría y dura de una pieza del quinto piso de un hospital parisino, sufriendo como un animal, ante nuestra vista horrorizada e impotente, cuando se ha sentido en nuestra propia sangre su sufrimiento, agonizando como un animal sin asistencia entre médicos salvajes, no se puede recomenzar la vida tal como se era antes.

Es imperdonable que aquel que lo sabe, se acerque como si nada hubiese pasado. No se trata de exigir un trato especial, no se trata de pedir condescendencia, ¡Eso sería lo peor! ¡No! lo que yo esperaba era un aire… no de indiferencia tampoco…sino más bien, ¿cómo decirlo exactamente? Un entendimiento callado, eso que no se dice, que se piensa y que se da en silencio, precisamente en silencio, sin decir nada, no decir nada, dar el silencio, e imponerse, no dejarme en ese estado inerte. Sobre todo, imponerse, eso era lo que él no hacía nunca, eso era lo que yo esperaba, que fuese en los pocos instantes… Como la estaca que plantamos junto al tronco de árbol aún frágil y que está en pleno crecimiento, amarrándola firmemente para que el árbol no se doble, hasta que solo, ya fuerte, tome el crecimiento bien derecho.

Vi a mi padre hacer este ejercicio botánico con casi todos los árboles y plantas en crecimiento del jardín de la cabaña naranja que teníamos al borde del mar.

Porque al igual que los árboles recién plantados, en duelo estamos como ese árbol que se dobla con el viento y su crecimiento es frágil, es por eso que  se debe plantarle una estaca de madera justo al lado del tronco, muy  cerca, y se la amarra firmemente, no se debe liberar el árbol de esta estaca que cuando estamos seguros de que el árbol se lanzará hacia el cielo, seguro, firme y que el viento no será capaz de doblarlo; el viento solo hará cantar sus hojas, porque los eucaliptus son muy frágiles cuando son chiquitos, pero luego crecen al infinito, cuando ya esveltos, nos agradecen para siempre con su canto metálico con cada ráfaga de vientos marinos.

Debió imponerse, pero no lo hizo, creyendo y haciéndome creer que yo era la misma, como si nada hubiese pasado, como si yo no hubiese ni envejecido ni sufrido, una avalancha de años se me vino encima como un tsunami, como el derrumbarse de terrenos extensos en un  un acantilado. Salí de ese fatídico hospital, transformada en una nueva mujer; de los ojos de Mamá, que ya no me miraban…Una quemadura se impregno al cerebro juntándose a él para siempre, quemadura intrusa, acaparadora de todo pensamiento.

Su mirada, en su ahogo, miraba con espanto la nada y me dio el contacto abismante de la Nada, sus ojos fueros arrojados hacia la nada, arrastrándome con ella hacia su misma muerte, compartiéndola conmigo, ¡Me fui con ella en la misma experiencia! Cuando filósofos nos dicen que la experiencia de la muerte es personal y que es ilusorio todo discurso sobre la muerte ya que todo no es más que suposición abstracta, elucubración mental, cierto, y cuando ya estamos enfrentadola irrevocablemente, y estamos en la fase del “casi” esa fase intermediaria, justo unos segundos antes del horror certero y absoluto del fin, pues ese momento de segundos que se dilatan, yo lo viví con Mamá, con la diferencia que yo puedo contarlo porque yo morí con ella, hice la experiencia de la muerte y seguí viva, no la misma vida de antes, sino otra, bien diferente, me dio una poderosa mirada de rayos X  que se me impuso de manera hiriente como el corte de un cuchillo.

Mas poderoso que el discurso filosófico de miles de páginas que ensaya de razonar la Muerte. Cierto, ya no estamos vivos para contarlo viviendo nuestra propria muerte, ¡Estaremos bien impedidos para razonarlo y contárselo al mundo entero, ni el sufrimiento de la agonía, ni la visión de espanto del ahogo y, tampoco la visión de la nada!

Lo peor, es saber en un milésimo de segundo ¡que lo vivido no sirvió de nada! Si claro, La vida es sueño

Esto podría parecer una broma, sin embargo, no lo es, solo es así para aquel que hace de la muerte, un discurso filosófico atrayente y en las normas académicas. Yo tuve la experiencia absoluta de la muerte porque viví la agonía de Mamá, en sus seis días, sin dejarla ni de noche ni de día, y en sus siete espasmos de ahogo y en su mirada entré, y en su cuerpo martirizado vivi’, nuestra simbiosis era tal a lo largo de cincuenta y nueve años y siete meses, los que estuve en su vientre, que la muerte me invitó a saborear de antemano el fiel  del  horror, dándome la primicia de lo que Mamá vivía, vivió y anunciándome lo que yo viviré dentro de poco.

Recibí una preparación absoluta, una especie de aprendizaje forzado del horror supremo, eso fue lo que me fue reservado.

Fue con una fuerza bruta que me la arrancó; esa fuerza bruta me arrancó Mamá de mi lado para siempre, desgarrándome para siempre de sus abrazos, desde entonces, fue un hecho hermético, no había una sola rendija de donde pudiese escaparse un hilo de luz, no había un solo espacio, ni de un milímetro siquiera de donde yo pudiese rasguñar y traerla hacia mi pecho, para en un abrazo prolongar fundida en su cuerpo lo que se llama absoluto, ese absoluto temporal de instante, de  cada día, de cada mes y de todos los años inmensos, tremendamente amplios y extensos de toda una vida juntas.

Nunca más podría tener conmigo su contacto físico, era necesario, que me acostumbrase al “nunca más”, debí convencerme de que desde entonces todo estaba vedado, nombrarla, llamarla, escucharla, tocarla, y que nunca más me sería posible escucharla llamarme y que yo nunca más podría decirle… ¿Mamá? ¿Dónde estás? ¿Qué haces?

 ¡Si mi niña, ya voy, aquí estoy!

Desde entonces la losa sepulcral dio la nota final.

El granito que se confunde al mármol, son los que se conjugan y se ponen de acuerdo para matar para siempre el afecto físico, la lápida sepulcral es lo más cierto y corta todo discurso filosófico, el cementerio es el lugar preciso donde no entra la filosofía.

El único abrazo que se me daría desde entonces y con el que yo finalizaría mi propia vida sería frio, implacable y hermético como su tumba, liso como el granito, irrevocable como el mármol, el lugar donde la sonrisa se hiela, donde la mirada se vacia, donde los latidos del corazón son más lentos y el aliento comienza a vacilar.

Yo esperaba un poco de ternura, pero la ternura no es su especialidad.

Hay gente que tiene una capacidad única para ejecutar en la vida una “selección”, la aplican a todo, no solo en la organización de sus vidas, de sus gastos de sus proyectos, de sus cuestiones existenciales, sino que también en el terreno afectivo y sentimental, todo en ellos es cálculo, medida, planificación, no hay un solo momento de pasión, no hay un solo instante de improvisación.

Es así como, los gestos, las miradas y las palabras son estudiadas y reservadas solo para aquellos que ellos creen merecerlos, hacen de la vida una ecuación, y yo soy pésima para las matemáticas.

Eso es lo que yo recibí, pero, por un instante, me detuve en seco, ¿era verdadero mi análisis o  estaba yo analizando conjeturas de una pieza de teatro bien elaborada que él se inventó para hundirme aún más en la pena?

Porque a lo mejor, ¿ese desapego era una elaboración literaria, un plan psicológico, una estrategia?

No, no lo creo me dije, ensayando de pensar bien, y entonces me vino el recuerdo de una profesora en mi época de joven estudiante que me dijo: “piensa mal y acertaras!

Entonces, seguí en mis elucubraciones e interpretaciones de su lenguaje oral y escrito,  seguramente es lo que él da como cosa corriente de todos los días “a todo el mundo”, yo no entraba  en ningún caso en una selección especial en su vida, sino en la categoría de lo informe, de eso que no ha tomado ninguna  forma definitiva e imperiosa, y que se queda en el estado superficial, eso que se llama  “sin importancia” que corresponde a las conversaciones que se resbalan, las frases que se dicen con la sonrisa casi inocente en los labios, esas palabras conocidas, de saludos, de cortesía, hasta que de pronto, me acechan y revientan palabras de esas que […]

 

Error Mortal

Extracto del Libro en escritura

 

Nadezhda Gazmuri-Cherniak

Publicación en enero 2021