NADEZHDA GAZMURI-CHERNIAK

Escritos literarios – críticos, anuncios de nuevas publicaciones, libros editados

Skip to: Content | Sidebar | Footer

Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

ALGUNOS VERSOS DE MI NUEVO LIBRO DE POEMAS : LLANTO Y POEMAS DE MUERTE

30 janvier, 2022 (11:55) | Non classé

[…] Pourtant, je suis encore capable de rêver. Je suis encore capable de faire face au choc du réel par un choc poétique, seul à même de donner une raison à ma vie. Je suis encore capable de témoigner de plus une belle histoire vécue et que je revis simultanément. Que restera-il de tout cela ?

Je ne sais pas. Je ne veux peut-être pas savoir.

Il n’y a plus de place dans mon cœur pour une nouvelle blessure. Je ne veux plus voir s’étioler ce que j’ai couché sur le papier, ce que j’ai écrit sur les murs et dans l’air. Je ne veux plus voir davantage de déceptions. Peut-être est-ce le seul espoir qui me reste : me prémunir contre la déception. »

Mahmoud DARWICH

Je soussigné, Mahmoud Darwich

                  LLANTO

[…]

Decidí no llorar

Yo podría decir que

En un diálogo

Aéreo

Se tejió el andamio

Del asombro

Y la construcción del desprecio.

Ambivalentes contradicciones

Fueron una primicia de muerte

Y que generó un posible llanto que

Yo decidí matar a cuchilladas invisibles

Llanto que yo decidí cortar de cuajo

Porque no tengo ya más llanto

[…]

Fue como sin saberlo

Entraba ya en la terrible comprensión

Fulminante del desasosiego

Que da la lucidez de la muerte

Que se acerca lentamente

En la punta de los pies…

Él puso ante mí

Con su presencia

El espejo no de mi propia faz

Él puso ante mí el reflejo de la Muerte

Él puso ante mí, años de completa dormancia

El despertar del vegetal dormido

Era la fugaz mirada del corto espacio

Que separa el presente de lo incierto.

[…]

Ves, yo no quiero llorar

Porque no puedo quererte

Decidí crear voluntariamente

Un vacío inmenso entre Tú y Yo

Decidí nunca más llorar

Decidí que no debo llorar

Vastos espacios acuáticos

Infinitos espacios siderales

Océanos de lágrimas y de llanto desgarrante

Con mi Madre muerta en mis brazos

No quedó más espacio

Para otro llanto.

[…]

En ese día fatídico

En que corrí al último espasmo de vida

Ese espasmo de la Muerte

Que me desgarraba y quitaba mi Madre de la Vida

No quiero llorar

Decidí no llorar

Porque ya tuve ese día fatídico

En que corrí

En busca del último respiro de Mamá

Y me quedé sola

Con mi Madre muerta en mis brazos

No quiero llorar

Decidí no llorar nunca más.

Ya dejé lejos de mí todas la lagrimas

y todos los espasmos de sollozos ahogados

Y de alaridos estridentes gritándole a Dios

¡No puede ser!

¡No, no puede ser!

¡Dios mío porqué!

Mientras los sepultureros bajaban

El pequeñísimo ataúd con Mamá dentro

Al fondo de la tierra francesa

Fangosa y negra

Esa tierra francesa donde vinimos a morir

A tiznarnos de aire negro

Donde vinimos escapando de la muerte

Como el cuento de Basora a Bagdad

La Muerte francesa nos dijo, pero

¿Qué han hecho?

Es de vuestra culpa

¡Yo no las esperaba en Chile!

Es aquí en Francia, donde…

¡Yo las esperaba!

Hubiese bastado botar el pasaje de avión a la basura

Y arrepentirnos de venir a París

Tal vez hubiese bastado que Mamá se opusiera para que

Yo le obedeciera

Pero ella estaba tan decidida como yo

Y en Binomio lo que decidía una

Lo obedecía la otra

Siamesas obedientes y apegadas

Del nacimiento al ataúd, no nos quedó

Otra cosa que aceptar, y decidí por esto

No llorar nunca más.

Porque el Amor es llanto

No me queda espacio

Para nuevos sufrimientos

No quiero llorar

Porque tuve mi madre muerta en mis brazos.

Quedé nuevamente y para siempre huérfana

Y, esta vez de veras

Quedé náufraga

Muriéndome

En un océano negro

E insondable como mi pena.

Nadezhda Carmen Gazmuri-Cherniak

Write a comment

You need to login to post comments!