NADEZHDA GAZMURI-CHERNIAK

Escritos literarios – críticos, anuncios de nuevas publicaciones, libros editados

Skip to: Content | Sidebar | Footer

Vous pouvez contacter Nadezhda Gazmuri-Cherniak
par le formulaire contact du site.

¿USTED SE CREE EN SORBONA AQUÍ?

15 juillet, 2022 (08:52) | Non classé

    

 

  “¿USTED SE CREE  EN SORBONA AQUÍ?”

 

   

Fui yo la que pedí una visita del inspector.

Tenía a mi cargo las “Terminales littéraires” y yo los preparaba para el bachillerato en español. Estábamos al fin del período escolar.

El inspector llegó con aires de pose de superioridad y fue a instalarse el fondo de la sala, ocupando el último puesto como un alumno más.

Dos días antes, mis alumnos que estaban ya prevenidos que vendría a observar mi curso un inspector, me preguntaron en una sola voz:

Madame, que pouvons-nous faire pour vous aider ?”

Yo les respondí: nada, pórtense como siempre, no tengan miedo, participen cuando sea vuestro turno, tal como lo han hecho durante todo el año, que el inspector asista a nuestro curso en el fondo no tiene ninguna importancia, nosotros vamos a trabajar como de costumbre, olvídense de que él está aquí.

Mi curso de ese día trataba de los escritores del 98 en España.

El texto lo tenían en fotocopia, escogido por mí; todo se desarrolló como de costumbre, cuando llego el momento de participar y que debían responder en español a mis preguntas, (en mi clase se habla en español, no en francés) mis alumnos levantaban la mano, y algunos hablaban con dificultad, lentamente, los más dotados con soltura. Utilicé el pizarrón varias veces, en esa época aún se utilizaba el mejor de los instrumentos pedagógicos: el pizarrón., por suerte, no teníamos equipadas la salas con computadoras, y a final, el timbre sonó, nos interrumpió de improvisto, era una prueba más de que mi curso era animado y que estábamos todos bien concentrados; mis alumnos comenzaron a preparar sus cuadernos, guardaron sus cosas en sus sacos alegres y bulliciosos, y comenzaron a salir saludándome.

Fue entonces cuando el inspector también pescó su maletín se levantó furioso, y avanzó hacia mí, contrayendo las mandíbulas, arreglándose los lentes que se le deslizaban por la nariz, avanzaba furioso, cuando llego frente a mí, me gritó con una voz  chillona:

 

“Vous vous croyez en Sorbonne ici ? »

 

No señor Inspector, yo me creo en preuniversitario, yo preparo a mis alumnos para que aprueben con éxito el Bachillerato y para que, una vez instalados en las aulas universitarias, no tengan necesidad de un tutor,

 ¿es mi responsabilidad no?

Comenzó a vociferar, la verdad es que sus frases eran de una vulgaridad tal que no me acuerdo de los detalles, solo de su fisonomía de energúmeno desgraciado gritándole a la buena profesora que soy, me pareció una escena grotesca e insultante, en mi país de origen, no recibí más que felicitaciones de mis profesores y del jurado, todos me auguraron el más grande de los éxitos en mi carrera, claro que jamás pensaron que me iría de Chile, naturalmente.

Cuando me gradué luego del oral, mi profesor me dijo: felicitaciones, usted va a tender un gran éxito en su carrera pedagógica, porque lo tiene todo, presencia, dominio del saber y una gran oratoria”

 En mi época, en mi universidad, hace cuarenta años, en las clases el profesor enseñaba; no como ahora aquí en Francia, el profesor HABLABA, explicaba, porque el profesor no es un “animador”, sino un ser dotado de una profesión, la pedagogía, donde en él en el ejercicio cotidiano frente a sus alumnos, él opera un cambio, la saca de la ignorancia hacia la sabiduría, él entrega conocimientos que el alumno ignora, no se ensena ex – nihilo, el alumno no sabe nada ex nihilo.

Cuestión de Perogrullo, para entregar un saber es necesario hablar, esencia de la pedagogía, que el profesor enseñe, no es el alumno el deberá participar” con tanteos de ignorancia lo que aún no sabe. Yo no soy “profesora del absurdo”.

Esto fue más o menos lo que le respondí.

Entonces el me respondió a su vez chillando:

“!!!usted debe comprender que aquí usted no es más que una funcionara!!!”

¿Una funcionaria?

“No Señor inspector, aquí es en este liceo, frente a mis alumnos que yo soy antes que nada una intelectual que da sus conocimientos; el grado de “funcionaria” guárdeselo para su Servicio administrativo que prepara mi ficha de pago todos los meses, frente a mis alumnos y frente a usted, yo soy una intelectual con ocho años de facultad y tres diplomas universitarios.”

 

¡Grosera, como todos los intelectuales en Francia!

Vous aurez un Zero!

Salió de la sala murmurando furioso como una bestia.

Cuando llegué a la sala de profesores, mis colegas se acercaron ansiosos por saber…¿Le dijiste eso?”

¿Pero que no sabes que, a ese, todas las colegas de español le tienen miedo

miedo?

Es un idiota supremo, me puso un cero en la inspección.

  • Ensuite le proviseur essaya d’obtenir ma fiche professionnelle, et pour ce fait il avait convoqué les fonctionnaires du Rectorat à son bureau avec un caractère urgent, pour qu’on lui fasse parvenir ma fiche, mais les fonctionnaires convoqués spécialement par le Proviseur lui ont donné un dossier VIDE, il n’y avait aucune trace de l’inspection faite par l’inspecteur X qui m’avait planté le dit ZERO.

Nueve años más tarde, tuve una inspección bien diferente.

La Inspectora era una verdadera española. Me obligó a “pasar” el Capes Interno, me dijo al final de su inspección:

 “¿Pero que nos hace?  

¡Esta aun trabajando como Contractual y sola con su madre!

¿Sola con su madre y sigue de “Maîtresse Auxiliaire”?

 Usted va a inscribirse inmediatamente, queda aún una semana abierta para inscribirse a tiempo, usted lo va a pasar, lo tendrá inmediatamente”

Cuando obligada por sus consejos, me inscribí, yo que me oponía a ese concurso y que militaba en el “Colectif de non -titulaires”; me inscribí y lo pasé, me pusieron otro cero.

Cuando quise contactar a esa inspectora española, me dijeron que ya no estaba en el rectorado y que había regresado a su patria.

En la próximo les contaré o del CAPES

Lo importante es que les diga que todos mis alumnos aprobaron su Bachillerato con éxito y unos años más tarde, encontré a una de mis antiguas alumnas en una panadería, trabajaba para pagarse sus estudios universitarios, ya estaba en el nivel de Máster, fue ella la que me reconoció:

“Madame Gazmuri ! comment allez- vous ?

Vous-vous rappelez de moi j’étais vôtre élève en Terminal…

 Ah oui ! Et tu te rappelles de moi ?

Bien sûr Madame, grâce à vous j’ai aimé l’espagnol et maintenant je suis

en train de préparer ma maîtrise, à vous, on ne peut pas vous oublier »

En pedagogía lo único que cuenta es el resultado.

 

Nadezhda Carmen Gazmuri-Cherniak

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Write a comment

You need to login to post comments!